miércoles 25/5/22
                      La mayor parte de las comunidades de usuarios adheridas a este proyecto tienen siglos de antigüedad. JESÚS F. SALVADORES
La mayor parte de las comunidades de usuarios adheridas a este proyecto tienen siglos de antigüedad. JESÚS F. SALVADORES

Un total de 15 comunidades de regantes, y demás usuarios con derecho al aprovechamiento de las aguas del río Torio, se han constituido en la Asociación Consejo de la Cuenca del Río Torío, una entidad jurídica independiente sin ánimo de lucro, con la que los agricultores y ganaderos de esta zona reclaman públicamente el apoyo de las administraciones para conservar y poner en valor sus centenarias infraestructuras de riego.

Estas comunidades representan a cerca de 40 localidad de los municipios de Villaquilambre, Garrafe de Torío, Matallama, Vegacervera y Cármenes.

«Consideramos que se trata de una iniciativa pionera en nuestra provincia, ya que la finalidad primordial de nuestra entidad es la adecuada gestión y aprovechamiento de las aguas de la subcuenca del Torío, todo ello apoyado en la preservación de los regadíos tradicionales del norte de la provincia, y los agro-ecosistemas asociados a este procedimiento ancestral de manejo», declara el presidente de la entidad, Carlos Prieto Santos.

La mayor parte de las comunidades de usuarios adheridas a este proyecto, tienen siglos de antigüedad y se ha ido creando durante este tiempo un sistemas agrícola de aprovechamiento, en el que se producen una serie de grandes servicios ambientales para la sociedad, como son la producción alimentos de calidad para el ganado (pastos y forrajes), biomasa para energías renovables (madera, pelets, biogás), nuestra ribera es uno de los más importantes sumideros de CO2 (gas efecto invernadero), gran diversidad de flora y fauna por la presencia de setos vivos, regueras de tierra. Así mismo posee un gran valor paisajístico situado cercano a una zona urbana y se ha conservado entre sus habitantes el acervo popular sobre técnicas agrarias tradicionales.

«Las relaciones que hasta el momento hemos mantenido con las administraciones principalmente con la Confederación Hidrográfica del Duero, son unidireccionales, no existiendo por nuestra parte participación en las decisiones importantes, como por ejemplo en el nuevo Plan Hidrológico Nacional de la demarcación del Duero de 2022, teniendo con nosotros una actitud coercitiva y sancionadora hacia nuestras comunidades. Esto en un futuro deseamos cambiarlo», destaca el presidente.

Tal y como se recoge en la instrucción de Planificación Hidrológica, se debe realizar un proceso de concertación y de implantación de los caudales ecológicos con los usuarios, es decir, «debemos consensuar las decisiones entre administración y las Comunidades de Regantes», reivindica Prieto.

Los regadíos tradicionales de la Cuenca del río Torío, componen uno de los agro-ecosistemas de mayor valor agronómico, medioambiental, paisajístico y etnográfico de la provincia, siendo uno de los objetivos primordiales de esta asociación, la protección del mismo. Por ello, se va a redactar e implementar un proyecto de conservación: mejora y gestión de dichos regadíos tradicionales, (estudio evaluación de la zona regable, digitalización, ahorro del agua mediante aplicación de nuevas tecnologías, estudio hidrobiológico de la cuenca, reparación de infraestructuras, estudio socio-económico y demográfico de aprovechamiento de fondos existentes para la lucha contra la despoblación), para lo cual solicitan la implicación en dicho proyecto, no sólo del Organismo de Cuenca, sino también de otras entidades, como la Junta de Castilla y León, la Universidad de León, Asociaciones de desarrollo rural, etc. así como de la sociedad en su conjunto.

«Las Comunidades de Regantes históricas del Torío y de toda la Montaña de León necesitan un potente apoyo institucional, además de inversiones para que las riberas de nuestros ríos sigan teniendo actividad ganadera, agricultura, piscícola, y tiene que lograrse entre todos, no con imposiciones de las Administraciones.

Los regantes del Torío reivindican sus usos clásicos en el actual panorama hidrológico