sábado. 28.01.2023
Precisamente en cuatro años, los que fueron del 1904 al 1908 los nacimientos registraron una cifra de 1.443 por 1.023 defunciones y 222 matrimonios. Esa diferencia entre nacidos y fallecidos, a pesar del alto número de los segundos, fue también determinante para conformar una curva positiva que tradujo en crecimiento continuo. Ya en el 1904 los nacidos superaron a los fallecidos en 95 unidades. Un año después la cifra bajó a los 19, para volver a ser notoria en los años sucesivos con 117, 127 y 62 respectivamente. También los matrimonios tuvieron algo que ver con cifras que en la mayoría de los casos superaban la cuarentena. Si a eso añadimos la emigración desde el campo a la ciudad no fue de extrañar que el siglo veinte contara con un desarrollo poblacional en la ciudad más que notable, llegando a duplicar las cifras existentes en 1900 las que actualmente ostenta la capital maragata. Y eso que la crisis de natalidad también ha afectado a una ciudad como Astorga que en los últimos años apenas ha experimentado crecimiento destacado en número de personas censadas. Eso sí, a pesar de todo ello los números son positivos en una ciudad que ha pasado por diferentes avatares.

La relación entre nacimientos y defunciones, principal causa
Comentarios