viernes 05.06.2020
Especies

Riaño trabaja en convertir Anciles en un paraje de estudio del bisonte cántabrico

El valle cuenta con cuatro nuevos búfalos y ahora se espera el nacimiento de dos bisontes y siete caballos pottokas
A la izquierda, uno de los búfalos que ha nacido últimamente y, a la derecha, algunos de los caballos pottokas. PELAYO GARCÍA
A la izquierda, uno de los búfalos que ha nacido últimamente y, a la derecha, algunos de los caballos pottokas. PELAYO GARCÍA

El Ayuntamiento de Riaño trabaja para convertir el valle de Anciles, de 500 hectáreas, en un centro de estudios de bisontes, búfalos y pottokas y en un atractivo más para el turismo, según afirma su alcalde, Fernando Moreno. Los primeros estudiantes europeos e ingleses ya han visitando la zona hace unas semanas para estudiar a estos grandes herbívoros. «La idea es que los jóvenes vengan hacer sus trabajos de fin de grado sobre la adaptación y el comportamiento de los bisontes a la cordillera cantábrica», indicó Moreno.

El concejal de Turismo, Pelayo García, es el responsable de realizar las correspondientes visitas al valle de Anciles para ver la adaptación y el estado de los búfalos, bisontes y caballos pottokas. Después de los partos de estos años hay 16, aunque se espera que a lo largo de este año puedan parir siete yeguas. pottokas; y han parido cuatro búfalas de agua. Además, se está a la esperar de que en unas semanas se pueda confirmar que las dos bisontas puedan estar preñadas. Recuerda García que el celo de los bisontes es entre agosto y octubre y si todo ha ido bien las dos hembras se habrán cubierto en este tramo de periodo de celo pero «hasta los seis meses no se les nota la barriga porque en unos días se les tendría que empezar a notar».

Respecto a la incorporación de nuevos animales apunta que todo ha quedado paralizado por el estado de alarma que se vive estas semanas. En cuanto al bisonte europeo es una especie que está protegida que está controlado por el organismo europeo Eaza, que son los encargados de llevar el movimiento de este tipo de animales. La previsión es traer al valle de Anciles media docena de bisontes entre hembras y machos.

Nuevos ejemplares

La previsión es traer al valle de Anciles media docena de bisontes entre machos y hembras

«Nos llevaríamos los búfalos de agua que no pertenecen a este medio dado que habían llegado a este paraje por una situación de emergencia», puntualiza García, quien precisa que este proyecto de Anciles nunca ha estado pensado para búfalos, ya que son búfalos de agua y no son animales propios de la montaña «aunque se están adaptando bien ya que son muy resistentes».

En estos años la mortandad ha sido prácticamente nula si se exceptúa la muerte de un bisonte que tuvo que ser anestesiado, cuando se escapó de la zona del valle de Anciles, para poder trasportarlo. «Los bisontes son muy sensibles a la anestesia», añade.

En los últimos años no se les ha llevado alimentación complementaria a estas tres especies dado que se están adaptando muy bien a los pastos. Los bisontes ramonean y comen cortezas de algunos árboles además de adaptarse bien a la nieve. «Si hubiera una nevada muy grande solo a las búfalas habría que aportarlas comida. Pero hasta ahora no ha caído mucha nieve», afirma García.


Algunos de los caballos pottokas. PELAYO GARCÍA

Los caballos y los bisontes se defienden perfectamente y «solamente vamos a vigilarlos. Les llevamos comida para que se dejen ver y así conocer el estado en que se encuentran. Además es la forma que usamos por si tenemos que manejarlos por algún saneamiento veterinario», asevera el edil que cada semana realiza una o dos visitas al valle para ver la evolución de estas tres especies y de las nuevas crías.

En cuanto al aspecto turístico, pretenden que la gestión del proyecto se realice por medio de una fundación en la que participa el Ayuntamiento y, para ello, ya cuentan con varias empresas interesadas en esta fundación. Además, trabajan para llegar a acuerdos con empresas de turismo y con la que gestiona el barco de Riaño para hacer rutas a pie, en todoterrenos autorizados o llegar en barco a Anciles y desembarcar a los turistas para visualizar estas especies.

Riaño trabaja en convertir Anciles en un paraje de estudio del bisonte cántabrico