viernes 20/5/22
Auto judicial

Saavedra Power carece de derechos para explotar las canteras de Soto y Amío y Villaceid

La empresa, sancionada por trabajar de forma ilegal durante cinco meses, ha amenazado al alcalde pedáneo
                      DL19P21F3-14-28-25-6.jpg

La empresa Saavedra Power, que adquirió la arenera Aricalsa cuando se encontraba en concurso, carece de los derechos de los explotación que ésta tenía sobre las canteras de Villaceid y de Soto y Amío, ambas en la Reserva de la Biosfera de Omaña y Luna. Así se desprende del auto judicial en el que consta la compra de la empresa que durante 30 años trabajó en ambas localidades sin respetar la licencia medioambiental. que realizó Saavedra Powers.

Sin embargo, y según ha podido saber Diario de León de fuentes de toda solvencia, Saavedra Power trabajó de formal ilegal y clandestina durante cinco meses —desde principios de marzo hasta finales de agosto— a pesar del conocimiento que de ello tenía la Sección de Minas del Servicio de Industria. De hecho, y según han admitido desde la propia Delegación, la empresa PEAL —que realizó la limpieza de la arenera de Soto y Amío— fue sancionada por la Junta con 30.000 euros durante la época de Juan Martínez Majo como delegado de la administración autonómica.

Sanciones

Aricalsa fue sancionada en diversas ocasiones por no cumplir los requisitos para la explotación

Hay que destacar que la Dirección General de Minas ha pedido a Saavedra Power que se identifique como titular de los derechos mineros.

Áridos y Caolines S.A (Aricalsa)fue sancionada en diversas ocasiones puesto que no cumplió muchos de los requisitos impuestos por la administración para la explotación de las canteras como, por ejemplo, la ausencia de declaración de impacto ambiental hasta 2011. Además, los responsables nunca protegieron la superficie a pesar de los peligros que para la seguridad entrañan las balsas.

                      Imagen de la cantera de la Cerca (Villaceid). GOOGLE

Imagen de la cantera de la Cerca (Villaceid). GOOGLE                      Imagen de la cantera de Villaceid y Soto y Amío. GOOGLE

Imagen de la cantera de Villaceid y Soto y Amío. GOOGLE

De hecho, a día de hoy, y a pesar de las continuas demandas realizadas por el alcalde pedáneo —que ha denunciado amenazas a manos de dos emisarios, según él mismo declaró ante la Guardia Civil— aún no se han ejecutado los avales para recuperar el entorno y asegurar la zona de influencia.

Las fuentes contactadas por Diario de León aseguran que una de las amenazas recurrentes por parte de Saavedra Power consiste en asegurar que «la Junta de Castilla y León son ellos mismos y tanto el Jefe de Sección como el Jefe del Servicio hacen lo que ellos dicen y sacarán arena de manera gratuita».

Amenazas al pedáneo

«Me dijeron que sabían que tenía ganado y que tuviera cuidado porque podía pasarle algo»

La Junta Vecinal de Villaceid ha interpuesto varios escritos de denuncia tanto contra Saavedra Power como contra Aricalsa en el Servicio Territorial de Industria por la ocupación ilegal que pretenden en sus terrenos. Destaca Jesús Álvarez que las actividades mineras llevadas a cabo por Aricalsa durante los últimos 30 años —y que ahora quiere retomar Saavedra Power— produjeron una «degradación y erosión sin precedentes» y que la explotación nunca se ajustó a la declaración de impacto ambiental: taludes recrecidos en balsas de lodos y ausencia de drenaje en la misma así como explotación fuera de los límites, incumplimiento en altura de banco, anchura de berma, ángulo de talud y de banco, etc.

«Estas prácticas fueron llevadas a cabo durante muchos años sin el consentimiento de las juntas vecinales. Aricalsa ocupó terrenos y bienes comunales, sin ningún tipo de contraprestación económica. En el caso de Villaceid, calculamos que el montante de la arena expoliada o robada en el último año de explotación (2015) asciende a 300.000 euros», denuncia el presidente de la Junta Vecinal, Jesús Álvarez, que interpuso una denuncia ante la Guardia Civil después de que dos emisarios de la empresa Saavedra Power, acudieran a su residencia a amedrentarle: «Me dijeron que sabían que tenía ganado y que tuviera cuidado porque podía pasarle algo», lamenta.

Saavedra Power carece de derechos para explotar las canteras de Soto y Amío y Villaceid