viernes 18.10.2019
MATALLANA DE VALMADRIGAL El acusado quintuplicaba la tasa de alcohol y se dio a la fuga

Sale de prisión el conductor que mató a un matrimonio de ciclistas en 2018

Sale de prisión el conductor que mató a un matrimonio de ciclistas en 2018

dl | redacción

El conductor acusado de la muerte de dos ciclistas en junio de 2018 en Matallana de Valmadrigal ha quedado en libertad condicional previo pago de fianza después de pasar un año en prisión provisional. Los fallecidos, un matrimonio residente en Villabona (Guipuzcoa), realizaban el Camino de Santiago en bicicleta en compañía de su hijo de 12 años cuando fueron arrollados por el acusado, que fue sometido a la prueba de alcohol y drogas y arrojó 1,26 miligramos de alcohol por aire expirado, lo que supone cinco veces más de la tasa permitida. El hijo de la pareja resultó herido leve en el siniestro, que ocurrió en torno a las 11 de la mañana en la N-601 a la altura de la citada localidad.

El autor del doble atropello se dio a la fuga en su vehículo, pero fue detenido poco después por los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil gracias a la colaboración ciudadana. El arresto se produjo 18 kilómetros más adelante del lugar del impacto, entre Mansilla de las Mulas y Villamoros, poco antes de llegar a la rotonda recientemente construida para acceder a la autovía León-Valladolid (A-60). Los agentes comprobaron, además, que el vehículo del detenido, con residencia en Palencia, carecía del seguro obligatorio.

Tras quedar a disposición judicial, el juez que le envió a prisión sin fianza apreció cinco delitos en el atropello mortal, dos de homicidio por imprudencia, otro de lesiones, otro contra la seguridad del tráfico y un presunto delito por omisión de socorro.

La tragedia se sintió especialmente en la localidad vasca de Villabona, en donde residía la familia y donde era conocida también por su afición al ciclismo. De hecho, pocos días después del accidente se realizó una marcha en bicicletaen la que han participado representantes de todos los clubes ciclistas de Gipuzkoa y varios de Bizkaia y Álava. La iniciativa fue organizada por Oriako Txirrindulari Eskola, la escuela de ciclismo a la que pertenecía Orats, el hijo de la pareja fallecida. La marcha también sirvió como protesta por la inseguridad que viven los cicloturistas en las carreteras.

El accidente volvió a reabrir el debate sobre el endurecimiento de las penas contra los conductores en caso de atropello.

Sale de prisión el conductor que mató a un matrimonio de ciclistas en 2018