lunes 6/12/21

El presunto ‘caso de espionaje’ con una web-cam oculta a tres funcionarias de Santovenia de la Valdoncina, y la grabación del último pleno efectuada por el PSOE con un Samsung Galaxy, han precipitado la decisión del equipo de gobierno de incluir en el orden del día de hoy la prohibición de grabar las sesiones. Según la alcaldesa, Mireya Pigere (PP), se trata «sólo de una limitación legal para conocer con 24 horas de antelación si algún concejal u otro ciudadano va a grabar el Pleno y poder así dar la oportunidad a los ediles de manifestar si desean salir o no en las cintas».

El PSOE lo considera, sin embargo, una vulneración del derecho a la información y votará en contra de la medida, porque entienden, además, que es «excesiva». La inclusión del tema en el pleno de hoy reabre las heridas por la denuncia formulada por la actual Corporación, en junio del 2011, contra el ex regidor y portavoz socialista, Francisco González, al que acusan de ser el posible responsable de un delito de revelación de secretos y descubrimiento, tras detectarse una cámara en el interior del Ayuntamiento, en la oficina de atención al ciudadano, que estaba oculta dentro del sensor de movimiento de la alarma.

La cámara estaba supuestamente conectada al ordenador del despacho del alcalde. La Guardia Civil se llevó el disco duro, tomó declaración a los implicados y trasladó las diligencias al juzgado de Instrucción número 1 de León, donde, según el abogado Manuel Sanmillán, continúa sin grandes avances por un cambio de juez y el retraso que introduce la nueva oficina judicial.

La luz roja. El letrado recuerda que la web-cam se descubrió porque un par de días antes de la toma de posesión llegó un operario y la lucecita roja que hasta entonces había estado encendida, se apagó.

El ex alcalde entiende que se trata de una maniobra política para desprestigiarle y asegura que, con conocimiento de la Guardia Civil, se instalaron dos cámaras. Una exterior para vigilar el furgón municipal «que dormía en la calle y había sufrido tres ataques vandálicos», y una interior «que nunca funcionó y se colocó como medida de seguridad». Insiste en que jamás tuvo intención de vigilar a nadie.

Pigere opina que el antiguo alcalde «está obsesionado con grabar todo, hasta las actas». Un extremo que González niega. «Lo único que queremos al proponer grabar los plenos, aunque sea el audio, es mostrar a los vecinos cómo discurren en realidad las sesiones, ya que el PP los ha puesto por la mañana cuando casi nadie puede acudir. Dentro del derecho que nos ampara, intentaremos seguir colgando en nuestra página esos debates», indica.

El Pleno también abordará el proyecto de redes de abastecimiento y pavimentación, las ayudas a la natalidad, la reparcelación de Los Hojares, la supresión para todo el personal municipal de la bonificación del salario en caso de baja y la creación del fichero de carácter personal, entre otros.

Santovenia prohíbe grabar plenos tras el supuesto ‘caso de espionaje’
Comentarios