martes 3/8/21
Medio ambiente

La sarna afecta a todas las especies de Riaño y Mampodre y avanza a Palencia y Asturias

La Junta confirma que ataca ya a casi toda la fauna de las reservas de caza, en especial a rebecos, cabras, ciervos y corzos
La enfermedad entra por la piel del animal y lo debilita poco o poco hasta su muerte. DL

El que ya se ha convertido en el principal problema sanitario de la fauna cantábrica, la sarna sarcóptica, avanza imparable por la montaña leonesa, y ya ocupa en su totalidad a las reservas de Riaño y Mampodre.

Según fuentes de la delegación territorial de Medio Ambiente en León, la sarna afecta ya a casi toda la fauna de las reservas de caza, aunque fundamentalmente a los rebecos, cabras, ciervos y corzos. «El rebeco fue el animal en que se inició y en ese orden se expandió», destacan desde la delegación. También afecta a las cabras monteses, aunque debido al pienso que se suministró y se sigue suministrando en el cuartel de Anciles (Reserva Regional de Caza de Riaño), está afectando mucho menos que en el resto del terreno de la reservas.

Según estas mismas fuentes, tanto rebecos, como cabras, como ciervos, facilitan la extensión debido a su carácter gregario, es decir, movimientos y convivencia en grupos, asimismo en los celos.

«Es muy difícil saber el porcentaje de afección, ya que solamente disponemos de datos de los que encontramos o abatimos en fase muy terminal», afirman desde la Junta. «Tampoco afecta igual en todas las zonas, en algunas afectó un 95% inicialmente y ahora es muy inferior», aseguran.

El origen

El primer caso se detectó en 1993, en la localidad asturiana de Pico Torres, en cabras no saneadas

Lo que está claro es que la sarna tiene un comportamiento muy irregular dependiendo del número de brotes que hayan sufrido y de las defensas que hayan creado y de la zona en la que se encuentran.

Actualmente, las hectáreas afectadas son toda la Reserva Regional de Caza de Riaño, que comprende 77.800 hectáreas, y toda la reserva Regional de Caza de Mampodre, unas 31.369. Además, ya está también en Fuentes Carrionas y en todo el límite de Riaño y Mampodre con Asturias. Hacia el Sur, también se han visto ciervos en el Coto Privado de Caza de Boñar, así como en todos los cotos privados que limitan al sur suroeste de Riaño y Mampodre, (Rucayo, Crémenes, Prioro) tanto en rebeco como en ciervo.

El proceso de sarna sarcóptica tiene su origen en las proximidades del Pico Torres, entre los concejos asturianos de Aller y Caso, en mayo de 1993, en cabras domésticas no saneadas. De éstas pasó a los rebecos de la zona que fueron los primeros vectores. El avance de la epizootia se movió de oeste a este, hasta que alcanzó la zona más occidental del Parque Nacional de Picos de Europa, en concreto el municipio leonés de Oseja de Sajambre, en donde se localizó el primer ejemplar sospechoso de estar afectado, siendo a principios del año 2000 cuando se confirma oficialmente la enfermedad en el interior del espacio protegido. En enero de 2002 la parasitosis llega al desfiladero de los Beyos-río Sella y en abril de este mismo año se localizan ejemplares afectados en el macizo del Precornión. El proceso continúa su expansión y en enero de 2004 la enfermedad llega al macizo occidental, en la zona conocida como Carombo. Progresa por todo el macizo occidental, penetra en el macizo central hacia el 2007. Dos años más tarde, en 2009 la sarna llegó a afectar a la superficie total de las reservas de Mampodre y Riaño. En 2016 el frente de afectación está en los límites de Cillorigo de Liébana en Cantabria y por el sur apenas progresa por la Cordillera Cantábrica.

La sarna es un ácaro que entra en la piel del animal, casi siempre por contacto directo, y lo va destruyendo poco a poco. En el mejor de los casos, el parásito es suficiente para provocar la muerte del mamífero en el que se ha introducido, pero otras veces los ejemplares afectados van muriendo como consecuencia de infecciones secundarias producto de su debilitamiento.

La sarna afecta a todas las especies de Riaño y Mampodre y avanza a Palencia y Asturias
Comentarios