martes. 29.11.2022
vides
Una viña en el municipio de Valdevimbre. MARCIANO PÉREZ

La Federación Española del Vino (FEV) -que agrupa a más de 700 bodegas- ha reclamado este miércoles que las bodegas más afectadas económicamente por la pandemia puedan optar a la línea de ayudas directas abierta por el Gobierno.

En un acto celebrado este miércoles, el presidente de la entidad patronal, Emilio Restoy, ha aprovechado la presencia de la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, para pedirle que haga valer la importancia del sector dentro del propio Ejecutivo, en cuyo seno detecta "posiciones" que pretenden "demonizar" el vino por su contenido alcohólico.

"Se intenta asociar el consumo del vino a patrones que no tienen nada que ver y se niegan estudios científicos que apuntan a que un consumo moderado es compatible con una vida saludable", ha señalado Restoy, quien ha instado a la Administración a abordar el debate desde una perspectiva científica y no "en términos ideológicos o dogmáticos".

"España no puede permitirse dar la espalda a un sector como el nuestro", ha trasladado a Reyes Maroto el presidente de la FEV durante la clausura de su asamblea general, celebrada hoy.

Restoy también ha aprovechado la presencia de la ministra para reclamar que en la línea de ayudas directas (por valor de 7.000 millones de euros) aprobada por el Gobierno la semana pasada se incluya a las bodegas entre los posibles receptores, ya que actualmente no figuran en la lista de 95 sectores incluidos.

"Tenemos muchas bodegas, sobre todo pequeñas, que lo están pasando realmente mal por el cierre de la hostelería y sería injusto que no estuvieran" en esa lista", ha defendido el responsable patronal.

De forma paralela, la FEV ya ha presentado ante el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo una "manifestación de interés" para recibir fondos de reconstrucción europeos, con proyectos enfocados en digitalización y sostenibilidad por valor de 195 millones de euros.

"Hemos hecho los deberes", ha apuntado Restoy, tras subrayar el peso del sector como fijador de población en el entorno rural, su carácter exportador y su contribución para atraer turismo internacional como factores a tener en cuenta a la hora de recibir esas ayudas europeas.

Por su parte, Reyes Maroto ha explicado que el Ejecutivo intenta "ser sensible a algunas peticiones hechas desde diferentes sectores", de cara a ser incluidos en esa lista de ayudas directas, aunque ha remarcado que su composición actual se basa en criterios objetivos basados en datos de la Seguridad Social, la Agencia Tributaria y el Banco de España.

"Detectamos los sectores que han sufrido un mayor impacto por la pandemia. Todos habéis bajado ventas y en vuestro caso se ha paralizado la actividad de las bodegas, pero hay territorios y sectores que llevan desde marzo parados, sin facturar, y eso es un drama. Necesitamos de la empatía de todos para ayudarles", ha razonado.

La ministra, asimismo, ha recordado que el paquete de ayudas aprobado la semana pasada incluye, además de esos 7.000 millones, otros 4.000; unos fondos que sí podrán ir a parar a sectores como el de las bodegas.

"La acción del Gobierno no se agota sólo en las ayudas directas, hay otros instrumentos", ha asegurado. 

El sector del vino reclama poder optar a la línea de ayudas por el covid
Comentarios