sábado 22/1/22
                      Las tormentas de pedrisco, la lluvia y el viento son las causas de la mayoría de los siniestros. NORBERTO
Las tormentas de pedrisco, la lluvia y el viento son las causas de la mayoría de los siniestros. NORBERTO

Las indemnizaciones para los agricultores y ganaderos asegurados de León se han situado en 2021 en 6,01 millones de euros, según datos facilitados ayer por Agroseguro. Esta cantidad es ligeramente superior a la registrada en 2020, que se cerró con 5,97 millones de euros en compensaciones. Más del 94% de las indemnizaciones ya están en manos de los asegurados hasta sumar 5,67 millones de euros.

El conjunto de los seguros pecuarios contratados en la provincia suman 4,01 millones de euros, de los que 2,39 millones corresponden a indemnizaciones para ganaderos de vacuno, 1,58 a la línea de retirada y destrucción de animales muertos y el resto se reparte entre siniestros de aviar, equino, ovino o caprino. Como curiosidad, esta cifra es similar a la registrada en 2020.

Los otros dos millones de euros, corresponden a las líneas de seguros agrícolas. La mayor parte corresponden a indemnizaciones para los productores de herbáceos extensivos (1,18 millones), debido en su mayoría a siniestros derivados de las tormentas de pedrisco, lluvia y viento. Las indemnizaciones se duplican respecto a 2020 en este tipo de cultivos (554.000 euros en 2020).

En el caso de los frutales, producción muy importante en zonas como el Bierzo, en el año 2021 aunque se repitieron las fuertes heladas en la pera de 2020, los agricultores la salvaron con fitorreguladores, por lo que el pedrisco ha sido el principal riesgo durante la pasada cosecha. La indemnización total se ha situado en los 255.000 euros.

El resto de indemnizaciones se reparte entre forrajeros, industriales no textiles (lúpulo), hortalizas, uva de vino, cereza y frutos secos.

La superficie siniestrada total se ha situado en 23.766 hectáreas, de las que —como es razonable— más de 20.346 hectáreas son cultivos herbáceos extensivos.

El número total de siniestros se ha elevado en 2021 hasta los 39.269. El aumento de los siniestros en cultivos herbáceos extensivos (por las características del cultivo) provocan que la superficie siniestrada se haya duplicado en 2021, 18.930 hectáreas siniestradas en 2020.

En el conjunto de Castilla y León las indemnizaciones de Agroseguro a los agricultores y ganaderos asegurados durante el año 2021 se han elevado por encima de los 67 millones de euros, un 53% más que en el año anterior.

Por producciones, destacan los daños registrados por los cultivos herbáceos extensivos (cereal de invierno, cereal de primavera, oleaginosas, legumbres o arroz) que cerraron la pasada campaña con 29,6 millones de euros en indemnizaciones, principalmente a causa de las fuertes tormentas de pedrisco sufridas durante la primavera y el verano en la región.

Además, destacan los daños registrados en producciones de uva de vino (9,7 millones) y hortalizas (3,6 millones). El resto de indemnizaciones, hasta completar el total, corresponde a cultivos asegurados en otras líneas de seguro: frutales, remolacha, lúpulo o cultivos forrajeros, entre otras. En el caso de los seguros pecuarios, los ganaderos castellano y leoneses asegurados han registrado siniestros por valor de 21 millones de euros.

Por provincias, las indemnizaciones abonadas a los productores asegurados de Valladolid se han situado en 15,9 millones de euros. A continuación, se encontrarían las provincias de Burgos (12,3 millones), Soria (10,4 millones), León (6 millones), Palencia (5,5 millones), Segovia (4,7 millones), Salamanca (4,6 millones), Zamora (4,5 millones) y Ávila (3,0 millones). Más del 95% de los pagos ya han sido realizados a los productores asegurados, hasta superar los 64 millones de euros.

En definitiva, los datos anteriores vuelven a reflejar los graves efectos del cambio climático sobre el campo y constatan la necesidad de contar con un seguro agrario para proteger el futuro y viabilidad de las explotaciones agrícolas y ganaderas. El aumento de los fenómenos meteorológicos graves ha sido constante a lo largo de la última década, como lo pone de manifiesto la siniestralidad registrada en cuatro de los cinco últimos ejercicios (2017, 2018, 2020 y 2021), que, junto a 2012, son los años de mayores indemnizaciones en los 42 años de historia del sistema español de Seguros Agrarios Combinados.

La siniestralidad en el campo leonés dejó indemnizaciones por más de 6 M€ en 2021