martes 10.12.2019
Mundo rural

Superar la despoblación pasa por dignificar la vida en los pueblos y creer en el campo

Cambiar la imagen del mundo rural, el cooperativismo, la transformación de productos y políticas fiscales, claves del futuro
Mesa con los ponentes participantes en la jornada. RAMIRO
Mesa con los ponentes participantes en la jornada. RAMIRO

Las gentes del medio rural en general, y los agricultores en particular, tienen que cambiar la imagen que tienen de sí mismos y creerse la importancia que juegan para la sociedad como productores de alimentos y convencer y convencerse de que en los pueblos se puede vivir dignamente. Deben cambiar la visión que se tiene en las ciudades de la agricultura como un agente dañino para el medioambiente cuando se trata justamente de lo contrario, especialmente en las zonas de regadíos modernizados que contribuyen al ahorro de agua. La importancia del cooperativismo para ser más fuertes, la incorporación de la mujer, el apoyo a la creación de pequeñas empresas de transformación de productos, así como la introducción de otros nuevos que vayan comiendo espacio al maíz o la demanda a los gobiernos de políticas fiscales positivas y servicios para quien decida asentarse en los pueblos. Es el camino para luchar contra la despoblación.

 

Es el resumen de la Jornada ‘El Paramo Leonés y los nuevos regadíos. Presente y futuro: importancia del regadío modernizado, necesidades y retos para el futuro. Transformación y posibilidades de nuevos cultivos’, que se celebró ayer en la sede de la Comunidad de Regantes del Páramo Bajo de León y Zamora en Zotes del Páramo organizada por el Diario de León en la que participaron personalidades de la talla del Consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, el presidente de Seiasa, Alejandro Alonso, y el vicepresidente de la Diputación, Matías Llorente, así como los máximos mandatarios de las comunidades de regantes del Páramo Bajo, Canal del Páramo (Páramo Alto) y Páramo Medio. También estuvieron presentes responsables de Caja Rural de Zamora y de empresas de gestión de regadíos como Tragsa (pública) e Iriego (privada). Más de un centenar de personas siguieron las ponencias moderadas por el director del Diario de León, Joaquín Sánchez Torné.

 

Todos coincidieron en la importancia que juegan los regadíos modernizados ya que se ha demostrado que donde existen hay más incorporación de jóvenes al sector agrícola y retienen más población. «Son buenos desde el punto de vista económico, social y medioambiental», señaló el consejero de Agricultura quien reiteró la apuesta de la Junta de Castilla y León en este sentido recordando su compromiso para acometer la modernización de 30.000 hectáreas en la comunidad autónoma, 13.000 en la provincia de León, en la presente legislatura. Además, Carnero anunció que su Consejería ya trabaja, y «esperamos aprobarlo durante el próximo año», en un Programa de Eficiencia Energética para reducir los gastos de la factura eléctrica de los regantes. Además se mostró favorable a actuaciones encaminadas a un mayor aprovechamiento de los recursos hídricos en la cuenca del Duero, que hoy sólo aprovecha el 31%, «que dista mucho de otras cuencas hidrográficas», que llegan hasta el 200%.

 

Por su parte, el vicepresidente de la Diputación, Matías Llorente, afirmó que nos «queda mucho por hacer». En este sentido destacó los avances y el uso de las nuevas tecnologías como la teledetección para el ahorro y aprovechamiento del agua. «Yo creo que en León hemos hecho un esfuerzo muy importante, mientras que otros no han hecho nada». Y lazó un dardo al nuevo Gobierno que se está fraguando para España. «Si ‘el coletas’ asume algún ministerio relacionado con la agricultura o el medio ambiente ataros los machos. Tenemos que empezar a decir y demostrar que cuidamos el medioambiente y producimos alimentos para la humanidad». En otro sentido afirmó que «nosotros somos buenos agricultores, pero nos falta espíritu empresarial», abogando por la necesidad del cooperativismo en el sector e introducir nuevos cultivos. Señaló que el problema de la despoblación es una responsabilidad de toda la sociedad y consecuencia de las políticas que se vienen realizando desde los años setenta por los distintos gobiernos. «No es una responsabilidad de los agricultores y ganaderos, que somos los que seguimos viviendo aquí. Es un asunto de toda la sociedad».

 

Finalmente y en la misma dirección se manifestó el presidente de Seiasa, Alejandro Alonso, quien subrayó que «lo que se ha hecho en el Páramo no se ha hecho en toda España ni en Europa. La modernización de regadíos en un territorio tan grande, 45.000 hectáreas, como la que se ha ejecutado en el Páramo no ha pasado en ningún otro lugar de España. Y de eso tenéis que estar orgullosos y verlo como una oportunidad». Alonso afirmó que «hay que ser capaces de transformar la idea de un mundo rural apocalíptico, desastroso..., sino que aquí se puede vivir dignamente. No hay que estar todo el día llorando porque así nadie querrá quedarse a vivir aquí».

Superar la despoblación pasa por dignificar la vida en los pueblos y creer en el campo