lunes 24/1/22

Purificación Rebollo Ferrero es la juez de paz de Pobladura de Pelayo García desde hace más de una década. Es una función que «me gusta» y que apenas ha tenido que resolver ningún conflicto. Su trabajo, ahora, es más burocrático, de realizar trámites como firmar nacimientos o defunciones, bodas y, sobre todo, «tenemos que buscar muchos documentos antiguos que nos solicita gente que está fuera que los necesita como partidas de nacimiento o de fallecimiento». Sobre la supresión del juez de paz tradicional no lo ve nada claro. Cree que «sólo servirá para retrasar trámites».

«La supresión solo servirá para retrasar trámites»