viernes. 27.01.2023
                      Uno de los nidos instalados por Grefa para el control biológico de los topillos. GREFA
Uno de los nidos instalados por Grefa para el control biológico de los topillos. GREFA

El proyecto de control biológico del topillo de Grefa ha instalado desde 2019 más de 3.000 cajas nido para aves rapaces depredadoras de roedores, sobre todo en Castilla y León, donde en 2022 se contabilizaron casi mil parejas de rapaces.

De estas cajas nido, 1.800 son objeto de seguimiento anual por parte de los técnicos de Grefa en Castilla y León y la ONG prevé en breve ampliar la cobertura de estos nidales con la instalación de otros doscientos en el sur de la provincia de León.

Esta acción se encuadra en el proyecto de control biológico del topillo campesino de Grefa, que nació en 2009 como una alternativa que evitase los graves daños al ecosistema y a la biodiversidad derivados de dos métodos que por entonces se aplicaban en Castilla y León contra este roedor y que actualmente están prohibidos, como los rodenticidas anticoagulantes y las quemas de vegetación natural.

El topillo campesino está presente en las áreas agrícolas de la Meseta Norte y el Valle del Ebro, donde puede llegar a ocasionar importantes daños en los cultivos y problemas sanitarios debido a su gran capacidad reproductiva, que deriva en explosiones demográficas que facilitan la dispersión de enfermedades como la tularemia.

«Nuestro objetivo ha sido aplicar el concepto de Soluciones Basadas en la Naturaleza para restaurar el equilibrio entre depredadores y presas, mediante acciones que favorezcan la presencia de rapaces autóctonas especialistas en la captura de roedores, sobre todo a través de la instalación de cajas nido que facilitan el asentamiento de estas aves en áreas agrícolas afectadas por plagas de topillo», explicó Fernando Garcés, secretario general de Grefa.

El cernícalo vulgar, la lechuza común y el mochuelo europeo son las rapaces a las que va destinada la gran mayoría de las cajas nido instaladas por la ONG en Castilla y León.

Estas especies fueron habituales durante siglos en las zonas rurales, pero desde mediados del siglo XX han ido perdiendo sus lugares de nidificación por la simplificación e intensificación agrícolas. Se estima que cada familia de estas especies asentadas en una caja nido puede consumir entre 700 y 900 topillos durante el período reproductor (entre abril y julio).

El proyecto de control biológico del topillo campesino de Grefa se inició hace catorce años con la instalación de 40 cajas nido para rapaces en un pueblo vallisoletano y desde entonces se ha extendido a casi un centenar de municipios de Castilla y León.

Lo que supone un «indicador del éxito» del proyecto son los datos de ocupación obtenidos durante la temporada reproductora de 2022 en las cajas nido instaladas por Grefa en Castilla y León, pues en esos nidales se contabilizaron 762 parejas y 1.788 pollos de cernícalo vulgar, 199 parejas y 498 pollos de lechuza común y 32 parejas y 81 pollos de mochuelo europeo.

«Estos resultados son alentadores porque suponen un beneficio directo para el agricultor, además de contribuir a la salud pública ya que las rapaces a las que favorecemos depredan sobre roedores potencialmente dispersores de enfermedades infecciosas», recuerda Garcés.

El proyecto de control biológico del topillo recibe en la actualidad el apoyo de dos iniciativas en la misma línea emprendidas a posteriori por las administraciones como el proyecto Gestión Integrada del Topillo Campesino (Gesinttop y el proyecto ‘Trabajos experimentales de control biológico en la Submeseta Norte’.

El sur de León tendrá 200 nidos de rapaces contra los topillos
Comentarios