domingo. 25.09.2022
Fiestas en Valdepiélago

Tarde de novillos en la montaña

Las reses de las ganaderías Juan Luis Fraile y Ramón Espioja hicieron las delicias del público y los toreros durante la corrida
Óscar Borjas, durante su faena. RAMIRO
Óscar Borjas, durante su faena. RAMIRO

A las 18.00 horas comenzó la faena en la plaza de toros de Valdepielago del Memorial en honor a Joselillo, torero de fama internacional y natural de Nocedo de Curueño que perdió la vida el 14 de octubre de 1947 tras sufrir una cornada en el país que alcanzó la fama México cuando planeaba volver a España a recoger el testigo de Manolete. Este año se celebraba su decimocuarta edición organizada por Burladero Taurino y en colaboración con el Ayuntamiento de Valdepielago.

El cartel del acontecimiento taurino de este año estaba compuesto por los nombres del rejoneador Oscar Borjas y los matadores Solal Solalito quien cuenta con gran fama en Francia y José María Trigueros y Raúl Martín acompañados todos ellos de sus cuadrillas y del sobresaliente de espadas Antonio Boyano.

El matador José María Trigueros durante la faena logró una oreja en cada novillo

En total se lidiaron 6 novillos provenientes de dos ganaderías distintas, dos de ellos procedían de Juan Luis Fraile y los cuatro restantes de la explotación salmantina Ramón Espioja. Los novillos ofrecieron un gran espectáculo que se alargó más de tres horas a pesar del frío y las nubes que amenazaban con estropear la tarde de fiesta.

José María Trigueros, antes de entrar al ruedo. RAMIRO

Nada más comenzar la faena el primer novillo ya otorgó una oreja al rejoneador Raúl Martín y en su segundo novillo consiguió llevarse las dos orejas y el rabo . Por su parte José María Triguero logró dos orejas en dos novillos. Mientras que Solal Solalito a pesar de tener muy buena tarde no logró hacerse con ningún trofeo al no rematar con arte a los novillos.

Raúl Martín consiguió hacerse con una oreja de la primera res y dos orejas y rabo de la segunda

Para el alcalde de la localidad Julio González «ha sido una tarde maravillosa, a pesar del frío los toreros tuvieron muy buena tarde» señala y añade que la plaza contó con un público abundante que llenó tres cuartos de la plaza, por lo que desde el Ayuntamiento calculan que entorno a mil personas presenciaron el espectáculo ofrecido tanto por los rejoneadores y matadores como por los espléndidos novillos de las ganaderías, entre los que sobresalían los novillos salmantinos de la ganadería Ramón Espioja.

Antes del gran espectáculo, los vecinos de Valdepielago pudieron disfrutar de un baile clásico con vermouth a mediodía al cual siguió una deliciosa paella que proporcionó la energía suficiente para enfrentar una tarde de tauromaquia.

Tarde de novillos en la montaña
Comentarios