domingo. 14.08.2022

El Tribunal de Cuentas Europeo ha concluido este lunes que la Comisión Europea debería ser más proactiva a la hora de abordar determinados riesgos de fraude asociados al gasto de la Política Agrícola Común (PAC), como el acaparamiento ilegal de tierras.

En un informe especial publicado este lunes, los auditores de la UE han destacado que los defraudadores pueden aprovechar las insuficiencias en los controles de los Estados miembro, por lo que recomiendan al Ejecutivo comunitario supervisar mejor las medidas nacionales de lucha contra el fraude y proporcionar orientaciones para impulsar el uso de nuevas tecnologías en la detección del fraude.

El Tribunal de Cuentas ha señalado como uno de los principales riesgos que los beneficiarios oculten información para cumplir con las condiciones de la subvención. Así, la complejidad de las medidas financiadas y las formas ilegales de ‘acaparamiento de tierras’, puede conducir a prácticas fraudulentas, como la falsificación de documentos, la coacción, el uso de influencias políticas o de información privilegiada, la manipulación de procedimientos o el pago de sobornos. Las investigaciones realizadas por la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF) y las autoridades nacionales han puesto de manifiesto que las superficies agrícolas más expuestas a este tipo de actividad fraudulenta son tierras de titularidad pública o tierras privadas con una propiedad «poco clara». El Tribunal ha concluido que son los ámbitos con normas más complejas aquellos que presentan un mayor riesgo.

El Tribunal de Cuentas ha recomendado que el Ejecutivo comunitario evalúe la exposición al riesgo de fraude de los regímenes de gasto y del grado en que las medidas de lucha contra el fraude son capaces de detectarlo, prevenirlo y corregirlo.

El TC pide a Bruselas medidas contra el fraude agrícola
Comentarios