viernes. 03.02.2023
El gran beneficio de este nuevo sector industrial en la provincia no sólo es el del empleo. La fabricación de componentes eólicos está diversificando un tejido empresarial tradicional muy poco tecnificado y que no había abierto horizontes desde hace décadas. Las expectativas, según la Consejería de Industria, son de crecimiento. El informe de evolución energética de la comunidad indica un «interés» de fabricantes y promotores en la creación de nuevos centros de fabricación, operación y mantenimiento de torres eólicas. Otro aspecto beneficioso es el de una formación en tecnologías muy especializadas y que precisan alta cualificación de la mano de obra, que ha abierto nuevos mercados y mejorado el capital humano de los empleados. El sector eólico está permitiendo contar con una avanzada e innovadora infraestructura tecnológica, que está modernizando el tejido industrial e innovando y aumentando su capacidad. El mejor efecto de todo esto es que algunas de las empresas surgidas -desde pequeños talleres de calderería y metal- comienzan a investigar y piensan en crecer en nuevos mercados aprovechando tecnología, materiales y conocimientos.

Un tejido altamente especializado y cualificado que crece a otros ámbitos
Comentarios