miércoles 21.08.2019

El temor a ser intevenidos hace que los municipios rindan cuentas a Hacienda

Sólo Valderas, sumida en el desgobierno municipal, sigue sin cumplir con el fisco.
El temor a ser intevenidos hace que los municipios rindan cuentas a Hacienda

De los 56 ayuntamientos leoneses que a principios de este año aún no habían presentado sus cuentas ante el ministerio de Hacienda, tan sólo Valderas sigue sin cumplir con sus obligaciones con el fisco, según informa la agencia Ical. Este municipio está sumido en una crisis política sin precedentes al encontrarse en una situación de interinidad después de que su alcaldesa dimitiera el pasado mes de noviembre, y dejara al Ayuntamiento en quiebra técnica.

Esta regularización masiva se debe a la amenaza de intervención temporal lanzada por el Gobierno central a los municipios de menos de 5.000 habitantes que no rindan cuentas al Ministerio de Hacienda durante tres meses consecutivos. Esta amenaza está materializada en el anteproyecto de Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local que presentado el Gobierno central, lo que ha llevado a los ayuntamientos de Castilla y León a acelerar el cumplimiento de esta obligación. De esta manera, el pasado mes de mayo sólo había 24 entidades en la comunidad que no acataran esta obligación.

Según los datos publicados por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, de los 24 municipios regionales que tuvieron retenida su participación en los ingresos del Estado en los meses de marzo, abril y mayo por no presentar las liquidaciones de sus presupuestos, cinco eran de la provincia de Ávila, cuatro de Burgos, uno de León (Valderas), uno de Palencia, ocho de Segovia, uno de Soria y cuatro de Zamora, mientras que no había en la lista ninguna localidad ni de Salamanca ni de Valladolid.

Se trata de los consistorios abulenses de Cabezas del Villar, Hoyos del Collado, Muñogrande, Santa Martín de la Vega del Alberche y Valdecasa; los burgaleses de Jaramillo Quemado, Jurisdicción de Lara, Navas de Bureba y Villamiel de la Sierra; el palentino de Lantadilla; los segovianos de Corral de Ayllón, Fuente el Olmo de Fuentidueña, Muñopedro, Pajarejos, Ribota, Sequera de Fresno, Turégano y Urueñas; el soriano de Serón de Nágima y los zamoranos de Entrala, Prado, Villabrázaro y Villar de Fallaves.

El temor a ser intevenidos hace que los municipios rindan cuentas a Hacienda