miércoles 25/5/22
Foto de familia de la firma del acuerdo para la Transición Justa, ayer, en Madrid. J.J. GUILLÉN

Gobierno, empresas y sindicatos firmaron ayer el acuerdo para la Transición Justa, que ampara ya a todas las centrales térmicas de carbón de España con la adhesión de EDP al acuerdo inicial alcanzado el año pasado. En concreto, este acuerdo recoge el compromiso de todas las partes para acompañar la transición laboral y la reactivación económica de las zonas afectadas por el cierre de las centrales térmicas.

La alianza representa además el compromiso de las partes para garantizar el empleo y la reactivación económica de las zonas afectadas por el cierre de las centrales térmicas localizadas en Aragón, Andalucía, Principado de Asturias, Castilla y León y Galicia y los focos de actuación prioritaria del acuerdo pasan por el mantenimiento del empleo en los territorios y su dinamización económica e industrial.

El acuerdo ha sido así suscrito por la vicepresidenta cuarta del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera; por la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz; por el secretario general de CC.OO. Industria, Agustín Martín; por el secretario General de UGT FICA, Pedro L. Hojas; por el consejero delegado de EDP España, Rui Teixeira; por el consejero delegado de Endesa, José Bogas; por la consejera delegada de Iberdrola España, Angeles Santamaría, y por el presidente ejecutivo de Naturgy, Francisco Reynés.

En el acto de firma, Ribera destacó la importancia de este avance ya que se «da un paso más» y se asegura que todas las centrales térmicas estén «dentro de este paraguas de compromiso con personas trabajadoras y territorios».

Así ha puesto en valor que este acuerdo se configura como «una propuesta sólida y coherente en el que todos tenemos un papel que desempeñar, sin dejar a nadie atrás» y subrayó que se trata de «un acuerdo único en el mundo que demuestra el compromiso del Gobierno no solo con la descarbonización, sino con la protección de los más vulnerables y con el diálogo social».

Por su parte, el consejero delegado de Endesa, José Bogas, ha reconocido la «obligación de no dejar a nadie atrás» en la transición energética y, para ello, ha explicado que el plan pasa por generar de 5.700 MW de energía renovable, a través de una inversión de unos 4.500 millones de euros. El presidente ejecutivo de Naturgy, Francisco Reynés, reafirmó el compromiso del grupo con la transición energética y con que sea justa, «buscando una solución en todos aquellos lugares donde hasta ahora ha habido empleo y tiene que seguir habiéndolo» y apostando por proyectos de biogás e hidrógeno, «que van a ser energías del mañana».

Teresa Ribera reafirma que el acuerdo para la Transición Justa «no dejará a nadie atrás»