miércoles. 17.08.2022

El cierre de las centrales térmicas en León se decidió apenas medio año después de que se decretara la clausura de todas las minas, en diciembre de 2018. Endesa y Naturgy, compañías propietarias de las centrales ubicadas en El Bierzo y la Montaña Central, solicitaron al Gobierno el permiso para cerrar las instalaciones, que actualmente se encuentran en pleno proceso de desmantelamiento.

En España aún se encuentra en activo la central de Aboño, de EDP, en Asturias, compañía que también reactivó en Andalucía la de Los Barrios y Puente Nuevo, aunque ambas tienen aprobado el cierre y se encuentran en proceso de desmantelamiento. Lo mismo ocurrió con la central de Endesa en As Pontes, cuya vida útil concluyó en junio de 2021. Con las minas españolas cerradas, se surte de carbón de importación.

Al mismo tiempo, la mayoría de los grandes países europeos mantienen en activo sus centrales térmicas de carbón. De hecho, Alemania ha comenzado a reactivar sus antiguas centrales para garantizar el suministro eléctrico ante la guerra de Ucrania. Una parte se ha apagado pero mantiene como reserva estratégica parte de su generación con carbón.

En Francia, el parón de reactores nucleares obligó este pasado invierno a asegurar el suministro eléctrico a través de tres centrales térmicas de carbón.

Las térmicas que aún funcionan se surten con mineral extranjero
Comentarios