lunes. 06.02.2023
transeunte
Mañana se celebra el Día de las Personas Sin Hogar. JUAN IGNACIO RONCORONI

Como todos los años, Cáritas Diocesana de Astorga y las demás organizaciones que trabajan con el colectivo de las personas sin hogar, celebrarán mañana, 27 de octubre, el Día de las Personas Sin Hogar. Una jornada de concienciación que tiene como fin hacer visible la problemática de las personas sin hogar y, sobre todo, dar visibilidad a estas personas, que por desgracia muchas veces parecen invisibles para el resto de la sociedad. De ahí que el lema de la campaña de este año sea ‘Ponle cara’.


Tal y como apuntan desde Cáritas Diocesana de Astorga, en España este colectivo de personas sin hogar supera las 30.000 y casi alcanza las 40.000, aunque no todos acceden a los recursos (ya sea por voluntad propia o por desconocimiento) que tanto las administraciones públicas y demás oenegés ponen a su servicio.

 

Asimismo, señalan que en 2018 hubo 59.671 desahucios. Estas personas llegaron a esta situación tanto por no poder pagar el alquiler como por no poder pagar las hipotecas, pero según el VIII informe FOESSA hay 800.000 hogares y 2,1 millones de personas en precariedad en la vivienda.

 

Unas personas sin hogar que en Astorga tienen a su disposición la Casita de San José —albergue dependiente de Cáritas Diocesana de Astorga— prestando este servicio más de 30 años en el que atienden a todas esas personas sin hogar que llegan a la ciudad o a aquellas que viven en la ciudad en condiciones precarias, dándoles sustento y servicio de higiene.

 

Durante el año 2019 han atendido 249 usuarios a los que han prestado atención tanto en desayuno, comida, cena, servicio de lavandería, ropero cuando lo han precisado u otros servicios más específicos; dándoles atención dos días al mes o más en caso de necesidad por motivos laborales, sanitarios, etc. El perfil de los usuarios de la Casita de San José es un hombre de entre 40 y 60 años perteneciente al norte de España, en paro de larga duración o con trabajos esporádicos, gran parte de ellos con problemas sociosanitarios de alcoholismo u otras adicciones.

El transeúnte astorgano es español entre 40 y 60 años
Comentarios