domingo 05.07.2020
CHD

Trece municipios del Órbigo se unen para sostener la depuración

El macroproyecto, con 20 depuradoras y 30 M€ de inversión, sufrió una década de retraso
Río Órbigo a su paso por Requejo de la Vega. FERNANDO OTERO
Río Órbigo a su paso por Requejo de la Vega. FERNANDO OTERO

Trece municipios de la comarca del Órbigo han constituido la Mancomunidad de Depuración del Alto Órbigo, creada para sostener la gestión de las veinte depuradoras que la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) ha construido para abastecer a las poblaciones de la zona. En concreto, la mancomunidad acoge a los ayuntamientos de Benavides, Bustillo del Páramo, Carrizo, Cimanes del Tejar, Hospital de Órbigo, Llamas de la Ribera, San Cristóbal de la Polantera, Santa Marina del Rey, Soto de la Vega, Turcia, Villarejo de Órbigo, Villares de Órbigo y Villazala.

Será Santa Marina del Rey la que acoja la sede del nuevo organismo, que tendrá como competencias la explotación, mantenimiento y conservación de las estaciones depuradoras del Alto Órbigo, así como la red de canalización de las mismas, que no formen parte de casco urbano de las distintas poblaciones integrantes de la mancomunidad.

También será su competencia la elaboración, aprobación y aplicación del Reglamento de Vertidos y la aprobación de la Ordenanza Fiscal reguladora de las tasas y, en su caso, precios públicos, exigibles por la prestación del servicio de depuración, y la liquidación, gestión, recaudación e inspección de las tasas.

La sede

Santa Marina del Rey acogerá la sede de la mancomunidad, que ya ha sido aprobada en plenos

La red de depuración está formada por veinte estaciones depuradoras de aguas residuales (Edar), de las que la de Villaviciosa de la Ribera (municipio de Llamas de la Ribera) está situada en el punto más septentrional de la actuación y Requejo de la Vega (localidad vecina a La Bañeza, del término de Soto de la Vega) es la última estación.

Para la puesta en marcha del proyecto ha sido necesario construir un colector general de unos 60 kilómetros de tubería, que conectan diferente poblaciones con las tres Edar principales: Carrizo, Benavides —como se denomina en el organismo de cuenca, aunque se encuentra en terrenos de Santa Marina del Rey— y Villoria. Otras 17 estaciones de tratamiento de menor tamaño dan servicio a las poblaciones cuya conexión a las redes de colectores principales no era viable. De esta manera, se consiguen tratar las aguas de 56 núcleos de población pertenecientes a 13 municipios, con capacidad para tratar los vertidos de una población equivalente a 43.700 habitantes.

El macroproyecto se puso en marcha en 2008 con un plazo de ejecución de tres años pero finalmente las obras sufrieron varios retrasos y se terminaron el año pasado con más de 30 millones de euros de inversión.

Trece municipios del Órbigo se unen para sostener la depuración