miércoles 29.01.2020
ACONTECIMIENTO EN el órbigo

Tributo al ajo en la feria centenaria

Cuatrocientos puestos de ristras, artesanía y las tradicionales pulpeiras acogieron a los 14.000 visitantes que acudieron a Santa Marina del Rey.
Las autoridades posaron con las ristras más llamativas de la feria. SARA CAMPOS
Las autoridades posaron con las ristras más llamativas de la feria. SARA CAMPOS

dl | león

Más de 14.000 personas visitaron ayer la ancestral Feria del Ajo de Santa Marina del Rey, la cita agroalimentaria con más historia de la provincia de León desde que naciera hace exactamente 844 años a raíz de un privilegio eclesiástico medieval.

El bullicioso mercado, con sus casi 400 puestos, convirtió un año más el centro de la localidad en un monumento al ajo, a la artesanía y a las tradiciones.

Contó, como el domingo por la noche en el pregón, con Juan Martínez Majo, presidente de la Diputación, quien destacó que la institución provincial se vuelca con «aquellas ferias que apuestan por un producto, y aquí el ajo es una seña de identidad».

«Tiene un enorme potencial, no solo culinario sino curativo también, y esta feria demuestra ser un revulsivo de desarrollo económico y social de toda la zona», apostilló.

El alcalde, Francisco Javier Álvarez, se mostró muy satisfecho por el desarrollo de la jornada, a pesar de coincidir en día laborable, e invitó a todos los leoneses «a feriar».

«Espero que vengan a quedarse con nosotros e irse contentos, como los muchos que hacen el esfuerzo de venir a vender», señaló el regidor, quien recordó que, además del ajo, destacan el escabeche de tino y las pulperías, y la artesanía es un valor añadido importante.

Los premios a los productores de más calidad estuvieron reñidos y este año abundaron los que se llevaron el premio de fuera de la provincia leonesa.

El Ajo de Calidad Blanco fue para Covadonga Martínez García, de Trobajo del Camino, y el Ajo de Calidad Morado se lo llevó Florenzo Lorenzo Corrales, de Cuelgamuros (Zamora).

En el apartado de Ristra Artísticamente Elaborada Ajo Blanco, el premio fue para Antonio Escudero Fernández, de Cervera de Pisuerga (Palencia); y en el de Ristra Artísticamente Elaborada Ajo Morado, para Tomás Carracedo Villaseco, de La Bóveda de Toro (Zamora).

Este mismo repitió premio en la mejor Cabeza de Ajo Blanco, mientras que el premio a la mejor Cabeza de Ajo Morado recayó en María Teresa Velasco Alarcón, de Fuentesaúco (Zamora).

Tributo al ajo en la feria centenaria