lunes 25/10/21

La tuberculosis rebrota en la cabaña de bovino del norte de la provincia

Los ganaderos apuntan a la fauna silvestre como el foco principal de los contagios.
Las reses que comparten pastos con fauna silvestre son las más expuestas a los positivos por tuberculosis.

Los servicios veterinarios de la Junta de Castilla y León han detectado un incremento de los positivos por tuberculosis en explotaciones de ganado bovino en régimen extensivo, especialmente en la montaña central y oriental.

Los saneamientos llevados a cabo en estas zonas han descubierto una mayor incidencia de la enfermedad respecto a años anteriores. Desde la Unión de Ganaderos y Agricultores de León (Ugal), denuncian que el número de positivos podría llegar a duplicarse al término de este año en comparación con los de las últimas campañas y estiman que ya podría haber alrededor de medio centenar de explotaciones afectadas.

Las enfermedad afecta principalmente al ganado que comparte pastos con fauna silvestre. El propio programa de erradicación de la tuberculosis, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente Rural y Marino (MARM), apunta a los ciervos, corzos y jabalíes como potenciales transmisores de la enfermedad. Los ganaderos han reclamado en varias ocasiones un mayor control por parte de las administraciones sobre la fauna silvestre, fuertemente protegida por la normativa legal. Las asociaciones agrarias piden medidas como censos y vigilancia sanitaria de la fauna salvaje para controlar los contagios.

Critican también que las campañas de saneamiento tienen grandes costes para las arcas públicas y que no deben ser el único mecanismo contra la enfermedad. No obstante, los servicios veterinarios no han sido ajenos a los recortes en el sector público y el porcentaje del rebaño saneado este año ha sido mucho menor, con la consiguiente disminución de la prevención.

Costes de los positivos. Por otro parte, la polémica sobre la prueba de diagnóstico empleada complica aún más la problemática de la erradicación de la tuberculosis. La Junta mantuvo una reunión con ganaderos de la montaña en verano en la que se debatió sobre las pruebas con gamma-Interferón, mucho más sensible y susceptible de recoger falsos positivos que la tradicional tuberculina.

El uso de una u otra prueba tiene gran repercusión económica tanto para las explotaciones como para las administraciones, puesto que la normativa recoge el sacrificio obligatorio con indemnización de las cabezas que den positivo además de la inmovilización del ganado como medida profiláctica en estos casos.

La tuberculosis rebrota en la cabaña de bovino del norte de la provincia
Comentarios