sábado 26/9/20
Medio Ambiente

La UE recomienda a la Junta mejorar los criterios de control poblacional del lobo

Apuesta por compensar daños, medidas de prevención y promoción de la actividad ganadera
José Ángel Arranz, en la presentación de las conclusiones de la Comisión Europea en Ávila. RICARDO MUÑOZ
José Ángel Arranz, en la presentación de las conclusiones de la Comisión Europea en Ávila. RICARDO MUÑOZ

La Plataforma auspiciada por la Comisión Europea encargada del estudio de posibles soluciones al problema de los ataques del lobo a la ganadería recomienda mantener los mecanismos de control poblacional de estos cánidos, pero «mejorando los criterios de aplicación» siempre dentro de la Directiva Hábitat.

Así lo confirmó ayer la coordinadora del proyecto, Valeria Salvatori, del Instituto de Ecología Aplicada de Roma (Italia), que presentó en Ávila las conclusiones del trabajo realizado a lo largo de 2019 y que pasa por facilitar el diálogo entre las diferentes partes implicadas, es decir, ganaderos, organizaciones conservacionistas y la Administración.

La presentación de las conclusiones de este trabajo impulsado por la Comisión Europea contó entre sus asistentes con el director general de Patrimonio Natural y Política Forestal de la Junta de Castilla y León, José Ángel Arranz, que se comprometió a «analizarlas e intentar ponerlas en marcha». «Hay que analizar en detalle que encajen en el marco jurídico actual», señaló.

El directivo de la Junta de Castila y León expuso que en el bloque de medidas sobre los controles poblacionales sobre la especie, se apuesta por «consensuar unos parámetros para actuar dentro del marco de la Directiva Hábitat».

La plataforma pide un acceso más fácil a la información disponible sobre el lobo

Salvatori explicó las medidas propuestas para mejorar la situación de un problema que, a su juicio, «no se soluciona, en el sentido de que el lobo no va a desaparecer y los ataques no van a bajar a cero», y señaló que «muchas de ellas están enfocadas al desarrollo rural, algunas de las cuales ya están en marcha, aunque se podrían mejorar».

En ese sentido apuntó que «se ha pedido un acceso más fácil a la información disponible sobre el lobo, un apoyo concreto a la ganadería con medidas de prevención de ataques, aunque no son fáciles de implementar en el caso de la ganadería extensiva, y medidas de promoción de la actividad ganadera a nivel nacional e internacional, particularmente de la extensiva, reconociendo el rol que cumplen los ganaderos en el medio ambiente».

«Se pueden mejorar las condiciones de trabajo de los ganaderos, respetando las normas nacionales e internacionales, dándoles un soporte concreto económico o técnico», subrayó la coordinadora del proyecto europeo, quien reconoció que la Comisión Europea ha escogido Ávila porque «aquí la situación es particularmente complicada, con una presencia de lobo en aumento en los últimos años y una presencia de actividad ganadera de tipo extensivo con muchas dificultades para continuar con esa presencia del lobo».

Programas agroambientales

En este sentido, Arranz expuso que «estamos en un momento óptimo para poner en marcha programas agroambientales o que puedan beneficiar a determinados ganaderos de las comarcas afectadas por los ataques del lobo en el marco de la nueva Política Agrícola Común (PAC) que se está elaborando, con el objetivo de paliar los problemas de la convivencia del lobo con la ganadería extensiva».

El director general también incidió en las cifras «excesivamente elevadas» de ataques de lobos que se están produciendo en la provincia de Ávila, donde «en el último año se han mantenido en torno a los 1.300, con compensaciones a los ganaderos que rondan los 800.000 y los 900.000 euros».

Destaca que todas las medidas requieren diálogo entre todas las partes implicadas

Y en referencia a las conclusiones del estudio realizado por la Plataforma de la Comisión Europea sobre el lobo, José Ángel Arranz comento que «por un lado, plantean buscar sistemas de compensación de daños, que es donde las organizaciones ganaderas, algunos grupos conservacionistas y la Administración coincidimos, es algo que ya estamos haciendo».

«También hablan de seguir avanzando en lograr que podamos encontrar medidas preventivas en las explotaciones para que los ganaderos puedan ponerlas en práctica, pero el problema que encontramos es para su implementación en las de ganado extensivo», señaló el director general.

Finalmente, destacó que hay que «dar continuidad a esta Plataforma a través de mesas con el sector, que ya se vienen haciendo históricamente, pero que se abrirán a los ganaderos y conservacionistas que quieran seguir aportando soluciones al conflicto».

La UE recomienda a la Junta mejorar los criterios de control poblacional del lobo