viernes 7/8/20
Todo un legado cultural en Lorenzana

Un símbolo de la Navidad

La ermita muestra desde el viernes su belén, de más de cuatro décadas de antigüedad, formado por 400 piezas de extraordinario valor
El nacimiento fue inaugurado el pasado viernes por la tarde. SUÁREZ
El nacimiento fue inaugurado el pasado viernes por la tarde. SUÁREZ

Ya han pasado cuarenta y tres años desde que el Belén de Lorenzana viera la luz, allá por el año 1976 donde las figuras volvieron a cobrar vida en la Casa de Cultura de Lorenzana, muchas de las cuales estaban hechas a mano, amasadas y moldeadas con arcilla. Este belén se retransmitió hasta en la TV y fue visitado por muchísimas personas especialmente de León que llegaban casi constantemente durante aquellas fiestas navideñas.


En la Navidad de año 81, el Nacimiento se traslada a la Ermita, se compran figuras en una fábrica de Murcia para tener un Nacimiento propiedad del Centro Cultural (que aún conservan en su práctica totalidad en el momento presente), para deleitar todos los años a los vecinos de Lorenzana y a los que nos visitaban en esas fechas tan entrañables. Todas las casitas (una de las casitas alberga el Museo de Cultura Antigua), molinos, fuentes, posadas, escaleras, paredones, puentes, el castillo de Herodes, etc., fueron hechos por Blanca Fanjul.

 

En la década de los 90, el Belén de Lorenzana fue acogido en distintos lugares de la ciudad de León para el disfrute de todos los leoneses como por ejemplo en el Colegio de las Carbajalas, en el Ayuntamiento de la plaza de San Marcelo, en El Barrio de San Claudio, en la Casa de Cultura de Pinilla, y en galería comercial Calle Pendón de Baeza, entre otros.

 

En estos años, se introducen las figuras en movimiento en el Belén y la caída de la nieve en las montañas.

 

Tras más de una década en el olvido y aunque en un primer momento reinó entre todos aquellos vecinos el desánimo y la apatía al comprobar el importante deterioro de las piezas centrales y algunas figuras, no perdieron la esperanza y se pusieron a trabajar con ahínco, esfuerzo y tesón y fue en la Navidad de 2015 cuando se recuperó el extraordinario legado cultural que forma parte de la historia del pueblo y que de forma ininterrumpida, se vuelve a exponer en la Ermita de Lorenzana, con más fuerza, ilusión y alegría, si eso fuera posible.

 

El Belén de Lorenzana, es un signo indeleble de la identidad cultural del que se sienten orgullos sus vecinos, familiares y amigos que en estos días se desplazan hasta el pueblo, atraídos por este reclamo cultural que nunca deja indiferente al visitante y que un año más, intentará no defraudar.

 

La Junta Vecinal y el Ayuntamiento colaboran con los vecinos que dedican todo su tiempo y su esfuerzo para el montaje de este monumental belén, que trabajan con gran entusiasmo y notable esfuerzo y que este año como muchas novedades, cuenta con una extraordinaria cascada, lagos, ríos así como varios poblados, figuras de diversos tamaños, movimientos, casas nuevas, iluminación diurna y nocturna…en definitiva, incorporaciones que hacen que nuestro Belén de casi cuatrocientas piezas y cien metros cuadrados sea un auténtico espectáculo para los sentidos y adquiera una mayor relevancia tanto a nivel local como provincial.

Un símbolo de la Navidad