domingo. 29.01.2023

La jornada que se celebró ayer en la sede del Sindicato Central del Embalse de Barrios de Luna, en Hospital de Órbigo, contó con una ponencia técnica muy interesante que corrió a cargo de los profesores del Área de Ingenería Eléctrica de la Universidad de León (ULE), Álvaro de la Puente Gil y Alberto González Martínez, que tras realizar un estudio de la situación del uso y coste de la energía eléctrica en los regadíos modernizados aportaron algunas soluciones, varias ya comentadas como la doble tarifa, la reducción del IVA al 5% o permitir contratar tramos de potencia de menor coste. Pero también algunas novedosas, muchas de ellas también ligadas a cambios normativos. Así señalaron la posibilidad de reclamar a las administraciones líneas de ayudas específicas para el sector agrario para paliar los sobrecostes energéticos como ya se está planteando en Navarra.

Respecto a la instalación de plantas solares fotovoltaicas, González, afirmó tener «muchas reservas» en las condiciones actuales, aunque no se mostró, ni mucho menos, contrario a ello. En este sentido señaló que se introduce un agente más que «complica mucho la gestión de los regadíos». Además recordó que las instalaciones de autoconsumo no permiten actualmente verter los excedentes de energía a la red. Los profesores de la Universidad, en cambio, defendieron que al implantar estas instalaciones sería bueno crear «comunidades energéticas» que permitan hacer un uso de la energía producida en momentos en los que no se consume para el regadío propiamente dicho.

Al mismo tiempo fueron muy claros al afirmar que «es una excusa achacar a la guerra de Ucrania el sobrecoste de la energía».

Para los técnicos de la ULE, en su análisis Dafo, creen que entre las fortalezas del sector están su experiencia organizativa y su capacidad de gestión del agua ya que siempre han estado dispuestos a cambiar sus estrategias de riego de manera muy ágil. Destacan el haber identificado de forma temprana el problema. «Si de esto se hubiera empezado a hablar dentro de dos años, el problema sería mucho más grande. La implantación de medidas lo antes posible incrementará la competitividad».

La Universidad de León también aporta algunas soluciones
Comentarios