lunes. 27.06.2022

La falta de rentabilidad de las explotaciones agropecuarias en Castilla y León se debe al descenso de las ayudas de la PAC en las últimas tres décadas, la bajada de los precios y el incremento de los costes, según ha enumerado el secretario autonómico de UPA, Aurelio González.

En un acto de presentación de la campaña destinada a jóvenes "Disfruta del rural" para darles a conocer la PAC, González ha lamentado que la política agraria comunitaria comenzó hace 30 años suponiendo el 40 por ciento de la renta de cada explotación, mientras que en la actualidad representa en torno a un 20 por ciento.

"La política nos ha arrastrado a una globalización, una serie de mercados internacionales donde las multinacionales han impuesto sus leyes y sus normas", ha explicado, lo que genera una oferta de productos "de cualquier tipo" llegados de otros países generando costes ambientales y elaborados con productos "que aquí llevan prohibidos 30 años".

Ha criticado Aurelio González que estos productos llegan a España "sin ningún problema" y compiten con los nacionales, "producidos con garantías y calidad específica" marcadas por la PAC, lo que obliga a bajar los precios.

"A la vez que han bajado las ayudas de la PAC, han bajado también los precios de nuestros productos", ha denunciado, además de la subida de costes.

En este sentido, ha detallado que en 1990 el girasol se pagaba a 54 pesetas el kilogramo, mientras que el año pasado la última liquidación de este producto para una empresa de Zamora fue de 305 euros la tonelada, que son 50 pesetas el kilo, cuatro menos que hace tres décadas.

Sin embargo, en 1995 el gasóleo valía 44 pesetas el litro para los agricultores y ganaderos, y en diciembre de 2019 fueron 104, un coste superior, igual que sucede con la maquinaria, que "en los últimos tres años en algunos casos su coste se ha duplicado".

Por tanto y para solucionar la falta de rentabilidad, el líder de UPA ha recomendado mejorar las condiciones de la PAC, controlar los inputs y revisar los precios, así como la cadena de distribución para repartir las ganancias, ya que en algunos casos "hay diferencias del 800 y 1.000 por ciento" entre lo que paga el consumidor y reciben los agricultores y ganaderos.

Por su parte, el presidente de la Unión de Consumidores, Prudencio Prieto, que ha participado en el acto de presentación de la campaña, ha dicho que ante las quejas hay que "buscar alternativas al problema entre todos" y ha propuesto la cooperación de agricultores y ganaderos frente a los minifundios.

UPA culpa de baja rentabilidad a recortes PAC, precios y aumento de costes
Comentarios