lunes 16.12.2019

El valle no olvida su pasado minero y festeja Santa Bárbara

j.m. castro | sabero


La Festividad de Santa Bárbara sigue siendo una de las celebraciones más emotivas que se recuerdan en el valle de Sabero, a pesar de la poca población que quedan en los pueblos. No obstante, el sentimiento minero sigue presente en los vecinos de la cuenca.


Cada cuatro de diciembre, sin embargo, a medianoche, suena el estallido de decenas de cohetes que anuncian Santa Bárbara, que se inicia con la procesión de la patrona llevada a hombros por los cofrades más veteranos.


Al finalizar la misa, todos los vecinos se dirigen a la plaza de San Blas acompañados por un grupo de gaitas que recuerdan canciones tradicionales y mineras. Posteriormente, ya en las instalaciones del Museo de la Siderurgia y la Minería se degustan las tradicionales jijas, formándose corrillos donde se recuerda, una vida que dura y exigente, pero querida; recordando anécdotas y a las personas que sufrieron la dureza de extraer el carbón a 500 metros de profundidad. En Olleros de Sabero los vecinos también han rendido homenaje a la patrona con una diana y los chupinazos con anuncian los actos, la misa y la degustación de pinchos.

El valle no olvida su pasado minero y festeja Santa Bárbara