viernes 22/10/21
San Martín de l a Cueza

Los vecinos se rebelan contra las presas del Carrión

Critican la cercanía de la zona inundable y los precios «irrisorios» de las expropiaciones
Recreación de la superficie que ocupará uno de los embalses, según figura en el proyecto. DL

La Junta vecinal de San Martín de la Cueza convocó el pasado sábado un concejo para exponer a sus vecinos las modificaciones llevadas a cabo en el proyecto de regulación adicional de la cuenca del Carrión con la construcción de los embalses de las Cuezas, una iniciativa que se enfrenta a la total oposición de los habitantes de este pueblo de medio centenar de habitantes porque «además de proponer expropiaciones a precios irrisorios, les pondrán «con el agua al cuello», ya que la zona inundable en la cola de la presa llega a escasos metros del casco urbano de la localidad.

La publicación en el BOP de la provincia de León el pasado 3 de mayo por parte de la Dirección Técnica de la Confederación Hidrográfica del Duero del anteproyecto de regulación adicional de la cuenca del Carrión (embalses de Las Cuezas) y su estudio de impacto medioambiental, «hicieron saltar todas las alarmas», destaca la pedánea, Rosa Quintanilla.

En 2012 ya se presentó oficialmente este proyecto, al que los afectados se mostraron reticentes, llevando a cabo alegaciones en tiempo y forma que han dado lugar a una modificación sustancial del proyecto, que elimina la tercera presa proyectada y conocida como Fuentearriba. Esto suponía alargar la cola de la presa Cueza 2 hasta escasos diez metros del casco urbano de la localidad de San Martín de la Cueza. Los 29,6 hectómetros cúbicos con los que cuenta, junto con los 27,06 del embalse Cueza 2 serán destinados a solucionar el déficit existente en el suministro de las UDA (unidades de demanda agraria) del sistema Carrión.

«Las localidades afectadas quedarán abandonadas a su suerte entre dos amplias zonas de regadío con modernas infraestructuras (zona de Saldaña y márgenes del río Carrión y Payuelos), frente a una zona de secano concentrada hace más de medio siglo, cuya rentabilidad deja en manos de la climatología su ya de por sí baja productividad», señala la Junta Vecinal, que asegura que además el proyecto no contempla la posibilidad de generar un polígono de riego en las zonas afectadas, «las cuales además de perder sus terrenos para ser almacenes de agua para enriquecer y aumentar superficies de regadío en otros lares».

Los vecinos se rebelan contra las presas del Carrión