jueves 14.11.2019
PARQUE MÓVIL

Los vehículos del Sepeis esperan en una nave a que el servicio arranque

"Aún queda mucho trabajo" para que los parques de bomberos provinciales funcionen
Uno de los vehículos de control y mando adquiridos para el Sepeis. DL
Uno de los vehículos de control y mando adquiridos para el Sepeis. DL

La Diputación dispondrá en los próximos días de los 21 vehículos que formarán el parque móvil del Servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento (Sepeis), según confirmó ayer el diputado de Protección Civil, Marcelo Alonso, que apuntó que este material permanecerá guardado «en una nave» mientras no se construyan los parques de bomberos y se dote al servicio de personal. Según las previsiones que manejaba el anterior Gobierno provincial, «los parques deberían estar construidos o sus obras a punto de finalizar», pero lo cierto es que la institución leonesa dispone de coches y camiones, «pero no de los edificios y de los bomberos». El presupuesto de adquisición del parque móvil del Sepeis se acercaba a los 2,8 millones de euros, según la memoria de un proyecto de puesta en marcha que ascendía a 8 millones.

 

El delegado de área, que anunció que esta semana que viene se recibirán seis coches de mando y control y seis autobombas forestales, consideró «más lógico» que los vehículos hubiesen llegado una vez terminados los parques de bomberos, «pero es lo que nos hemos encontrado». Confirmó que los medios motorizados no se utilizarán mientras no esté en marcha todo el operativo, aunque no avanzó una fecha aproximada de puesta en funcionamiento.

 

«Vamos a agilizar todo lo que podamos la construcción de los parques de bomberos», añadió Alonso, que recordó el reciente inicio de las obras de la base del Sepeis en Villablino y anunció la inminente licitación de aquellas que aún no han salido a concurso. Pese al ritmo que se quiere imprimir a la puesta en marcha del Sepeis, el diputado de Protección Civil no aventuró plazos para la apertura de los parques provinciales de bomberos. «Aún hay mucho trabajo por hacer», como dotar al servicio de «todo el sistema de comunicaciones», entre otros. Disponer de una cobertura que garantice unos tiempos de respuesta adecuados dependerá en todo caso «de cuándo acaben las obras de los parques de bomberos y de elegir un modelo de gestión, según el cual habrá que realizar un proceso de selección de personal».

 

Acuerdos pendientes

 

Otra tarea que emprender para que el Sepeis se convierta en realidad consiste en alcanzar acuerdos con los ayuntamientos de León y Ponferrada, los únicos que disponen de parque de bomberos en la provincia y que se incluyeron en el diseño de la red provincial de extinción, a fin de atender a los municipios de sus áreas de actuación. Según la ley, solo León y Ponferrada están obligados a mantener estas infraestructuras por superar los 20.000 habitantes. Las conversaciones para que se hagan cargo de otros municipios tendrán que comenzar «en noviembre», entre otras razones «porque hay que elaborar los presupuestos» de las tres instituciones «y hay que contemplar todo esto», añadió Alonso. El diputado desconoce si antes de finalizar el mandato pasado se llegó a algún tipo de compromiso.

 

Marcelo Alonso vinculó el plazo de puesta en marcha de los parques de bomberos a conseguir financiación de la Administración autonómica. «No cabe duda de que los plazos dependen en buena medida de la implicación de la Junta de Castilla y León en el pago de los gastos corrientes» del Sepeis. «Entendemos que tiene que existir una colaboración del Gobierno de la Comunidad con todas las provincias, porque no podemos hipotecar los recursos de la Diputación, los planes provinciales, a un solo servicio. Los recursos son los que son y tenemos que sacar el Sepeis adelante, un servicio con el que León tenía que haber contado hace quince o veinte años».

Los vehículos del Sepeis esperan en una nave a que el servicio arranque