lunes 14/6/21
Infestación de la especie

La vespa velutina conquista terreno y ya está presente en casi sesenta municipios

Los apicultores constatan niveles de infestación parecidos a 2019, aunque la especie abarca mucho más territorio

dl5p20g1Clic sobre la imagen para ampliar

Los municipios con presencia de la vespa velutina en la provincia se han duplicado en los últimos dos años aunque el nivel de infestación de la especie se encuentra en niveles muy similares a los de 2019, según los datos que maneja la Asociación Leonesa de Apicultores (ALA). Precisamente esta semana la Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha actualizado la zonificación de territorios afectados por el avispón de origen asiático que está causando estragos en el sector apícola por su agresividad. En concreto, la consejería ha señalado aquellas zonas en las que se podrá poner en marcha la ejecución de actuaciones de trampeo en función de la intensidad de la presencia de la especie, teniendo en cuenta los datos de presencia más actualizados en relación con la detección de nidos primarios, nidos secundarios o de ejemplares. Así, en las zonas de tipo 1 se considera confirmado la existencia de ejemplares, las zonas de tipo 2 corresponden a aquellas colindantes con la zona 1, donde no existe presencia confirmada de la especie, pero pudiera esperarse a la vista de su evolución. Según esta clasificación, son 58 los municipios leoneses integrados en la zona 1, mientras que otros 33 se encuentran en zona 2. En cualquier caso, en todos ellos se pueden aplicar los trampeos.

El presidente de ALA, Javier Morán, asegura que la frontera con Galicia es la entrada más natural de la especie, a través de la ribera del Sil, donde no se encuentra con puertos como los del límite asturiano que atraviesa con más dificultad. «Por eso la incidencia es mucho mayor en la comarca del Bierzo», aunque la zonificación de la Junta contempla que la afección llega a gran parte de la Montaña Oriental y áreas de la Montaña Central y parte de las comarcas de Laciana y Babia.

Morán denuncia que desde la Junta de Castilla y León se permite pero no se financia la instalación de trampeo, que se realiza en las épocas de primavera y otoño, por lo que los profesionales tienen que actuar por su cuenta, asumiendo los costes.

En concreto, la administración autónomica proporciona cinco trampas por unidad veterinaria, una cantidad «muy escasa» según la experiencia recabada por los miembros de la ALA que, por ejemplo a estas alturas de la primavera ya han instalado 2.000, las mismas que se colocaron en todo el año 2020.

Zonificada

La especie conquista el Bierzo y parte de las montañas Oriental y Central, Babia y Laciana

Desde la Diputación sí que se ha abierto una línea de ayudas para el sector. La iniciativa está dirigida a las cooperativas y a las asociaciones de apicultores para la lucha, control y posible erradicación de la vespa velutina, a través del área de Desarrollo Rural. El departamento dirigido por la diputada Avelina Vidal destina 30.000 euros a subvencionar los gastos derivados de las actividades encaminadas a combatir la especie, incluyendo en los mismos los propios elementos de lucha física, mecánica, biológica y biocida, así como equipamiento, formación de personal y la asistencia técnica para su aplicación o suelta de cada tratamiento contra la avispa.

En la zona 2

Además de los municipios con detección constatada, el peligro se cierne sobre otros 33 ayuntamientos

Para ALA la invasión del avispón asiático es una cuestión que no afecta unicamente al sector apícola. «Se trata de una especie invasora, que no se adapta el medio y es destructiva» destaca Morán, quien asegura que sus ataques no solo se dirigen a las colmenas. «También afecta a la uva, la pera, la manzana... todos aquellos frutos que contengan fructosa», añade. De ahí que considere que se trata de un problema del sector agroalimentario a nivel provincial y también de una problemática social, puesto que las personas no están libres de su ataque. «Al contrario, son agresivas y van directamente a atacar», incide el presidente de la ALA, que intenta que la Junta de Castilla y León se conciencie de que se trata de un problema de mayor envergadora, que necesita «de una preocupación mayor». «La administración está para proteger al sector agroalimentario y a las personas», añade Morán, quien denuncia que el protocolo que se promueve desde la consejería para combatir la expansión de la especie «nació desfasado y sigue desfasado».

Desde su punto de vista, existe muy poca implicación para investigar en I+D, por eso realiza un llamamiento a la Universidad de León y también a laboratorios dependientes de la administración autonómica para que abran un campo de investigación sobre la especie y se profundice en métodos eficaces para combatirla.

La vespa velutina conquista terreno y ya está presente en casi sesenta municipios
Comentarios