sábado. 26.11.2022
                      DL24P18F3-13-29-40-7.jpg
DL24P18F3-13-29-40-7.jpg

Santa María del Páramo acogió ayer la tecerra edición del Magosto Paramés, una reunión de vehículos clásicos que logró concentrar a medio centenar de coches que dieron colorido a una mañana gris marcada por un tiempo desapacible.

El evento, organizado por el Club Vehículos Clásicos del Páramo con la colaboración del Ayuntamiento, arrancó ma las diez de la mañana con la recepción y exposición de los participantes en el entorno del centro de salud. Se degustaron castañas y mosto de manzana. Además, los inscritos pudieron disfrutar de una visita a la Fábrica de Curtidos de la localidad.

A última hora de la mañana, todos los coches realizaron una ruta por la comarca. La jornada terminó con una comida de confraternización.

La pasión por los vehículos clásicos, aquellos que hace décadas fueron los reyes de las carreteras, está muy de moda en los últimos años.

Un viaje para la nostalgia