sábado. 03.12.2022
La caída de un árbol en La Vecilla ocasionó un herido leve. PLANILLO

Varios aludes de nieve y el viento afectaron en la jornada de ayer a la circulación en varias carreteras de la provincia de León, en especial a las zonas de montaña, donde la nueve acumulada en las últimas horas se precipitó sobre varias vías como consecuencia de la lluvia. Esto fue lo que sucedió en la carretera de Panderruedas, en Valdeón, donde varias quitanieves se afanaron por despejar la calzada afectada por una consecución de aludes, y también lo que afectó a la circulación en el puerto de San Isidro, en la vertiente asturiana, donde la nieve dejó sin comunicación a la estación de fuentes de invierno.

El viento también perjudicó muchos puntos de la provincia. En concreto, en Sabero, y en Crémenes donde la fuerza del viento hizo que cayeran sobre la calzada árboles que impidieron la circulación durante horas y que por fortuna no ocasionaron daños personas a ningún conductor. En La Vecilla, un chopo de grandes dimensiones cayó a la carretera, a la altura del puente de La Vecilla que une con Boñar, que afectó a un conductor que colisionó contra el árbol, por lo que tuvo que ser atendido por las heridas leves que le ocasionó el accidente.

En la montaña central, en el municipio de La Pola de Gordón, a la altura de un camino vecinal de Peredilla, otro árbol obstruyó el acceso hacia este paraje.

El tráfico ferroviario entre La Robla y Villamanín también se vio afectado por la caída de un árbol a las vías, lo que produjo que el Alvia que une Castellón y Gijón tuviera que retroceder hasta la estación roblana donde dos autobuses esperaban a los pasajeros para trasladarles a Asturias por carretera.

La nieve también impidió que quince estudiantes no pudieran ayer acudir al colegio. Los centros afectados por la nieve en la provincia fueron El CEIP Santa María de Arbás en Villamanín, el CRA de Posada de Valdeón, el CRA de Puebla de Lillo, el IES Pablo Díez de Boñar y el IES Valle de Laciana en Villablino.

Las máquinas trabajaron ayer todo el día para restablecer el tráfico en Panderrueda. M. ROJO

La Delegación del Gobierno desactivó ayer la fase de alerta del protocolo de vialidad invernal por nevadas en gran parte del territorio autonómico de Castilla y León, aunque se mantiene activo en zonas de la cordillera Cantábrica de León, Palencia y Burgos, en el condado de Treviño, en la Ibérica de Burgos y Soria, y en el Sistema Central en Segovia.

Fruto de la evolución favorable de la situación meteorológica y las previsiones de la Aemet, se suspendieron las alertas por nevadas en zonas de la meseta de las provincias de León, Palencia, Burgos, Soria y Segovia; en la comarca de Sanabria (Zamora); y en el Sistema Central de las provincias de Soria, Salamanca y Ávila.

El viento derriba cuatro grandes árboles en la provincia
Comentarios