jueves. 02.02.2023
El Ayuntamiento de Villablino está a la espera del dictamen definitiva que aclare la propiedad de 15 hectáreas que afectan al futuro de la estación esquí de Leitariegos y que también se disputa el municipio asturiano de Cangas de Narcea. El contencioso sobre la delimitación de estos dos municipios en Leitariegos se inició hace seis años cuando se aprobaron las obras de ampliación de la estación invernal, acordada por la Diputación y el Ayuntamiento de Villablino y la Junta de Castilla y León, que ya había destinado 400 millones de pesetas para ampliar los remontes y elevar la cota esquiable de 1.700 a 1.900 metros de altitud. Cuando se estaba ultimando la construcción del pilar del último remonte a construir, el Principado de Asturias solicitó la paralización de las obras alegando que esa era una zona de alto valor ecológico al alterar las sendas de paso de los osos y que pertenecía a esta comunidad autónoma. Se creó entonces una comisión de deslindes por el interés mostrado por Cangas de Narcea en llegar a un acuerdo para beneficiarse de la estación invernal. Oferta de Murias Ante la paralización de la comisión, Guillermo Murias, alcalde de Villablino, lanzó una oferta en febrero del 2002 al municipio asturiano en la que sólo solicitaba la propiedad de los 500 metros cuadrados afectados por la construcción del pilar del último remonte. Cangas rechazó la oferta y se decidió que fuese el Instituto Geográfico Nacional el encargado de dirimir el conflicto fronteriozo, que finalmente emitió un informe en favor de las pretensiones de Villablino en diciembre del pasado año. Tras las alegaciones preserntadas por Cangas de Narcea, el contenciosos se encuetra ahora pendiente de que el Ministerio de Administraciones Públicas emita su dictamen definitivo, lo que se podría producir en las próximas semanas.

Villablino aguarda la decisión definitiva que dirima la propiedad de quince hectáreas...
Comentarios