jueves. 29.09.2022

La Asociación Cultural Pendones de Villamarco de la Matas, celebró el pasado domingo una etapa más del Camino de Santiago con la colaboración de la Junta Vecinal y la Asociación de Pendones del Reino de León.

La romería de los pendones comenzó en la calle Carre Santiago, lugar por donde antiguamente entraban los peregrinos procedentes de El Burgo Ranero, este acto en el que se han reunido pendones de una veintena de pueblos ha servido para volver a encontrar los correspondientes pendoneros. Además de reivindicar el paso del camino por el pueblo y hacer una llamada de atención a las administraciones, que según explican desde la asociación «han olvidado a los pueblos abandonados»

Desde la agrupación han mostrado su descontento con las modificaciones que a lo largo de la historia han sufrido el Camino de Santiago y la Ruta Trajana.

Desde el siglo XII esta comarca es considerada como zona de tránsito y de paso, por ella pasa la Ruta Trajana y el Camino de Santiago, que al llegar a esta zona del páramo se separa de la calzada romana, que coincide en casi todos los tramos, y llega a unirse al la altura del río Esla.

De esta manera el Camino de Santiago desde Calzada del Coto se desvió por Bercianos del Real Camino, El Burgo Ranero, Villamarco de las Matas, Escarbayosa y Reliegos de las Matas, hasta llegar a Mansilla de las Mulas. Mientras que por la calzada romana, desde Calzadilla de los Hermanillos, no se pasa por ningún núcleo urbano hasta llegar a Mansilla de las Mulas, aunque sí transcurre por el término de Villamarco.

«Antiguamente los pocos peregrinos que pasaban, y que eran franceses que venían a caballo, atravesaban el pueblo, paraban a abrevar a sus caballerías, darlas de comer, cobijarlas en alguna era o corral y pernoctar», son muchos los vecinos que recuerdan esta etapa de la historia.

La asociación asegura que desde que decidieron, en los años noventa del pasado siglo, cambiar el itinerario, apenas pasan peregrinos. Según explican, el camino de peregrinos antiguamente tenía una anchura de 80 a 100 metros, hoy mide unos escasos 8 metros asfaltados para que los vehículos a motor circulen dificultando el paso actual de los peregrinos, a día de hoy todavía se puede observar el ancho original a la salida de El Burgo Ranero hasta el valle de Santa María.

Jesús Lozano, presidente de la Asociación de Pendones de Villamarco, reivindica que son muchos los peregrinos que se quejan de la distancia entre El Burgo Ranero y Reliegos de las Matas, explicando que esta etapa en cuestión es una de las peores del Camino porque son muchos kilómetros entre las dos localidades.

Villamarco reivindica la modificación del itinerario del Camino de Santiago
Comentarios