domingo 25/10/20

El Voluntariado Nacional del Lobo Ibérico publicará el 2021 el primer censo no oficial

Se trata de un proyecto de docencia e investigación que recogerá datos actualizados por provincias y periódicamente
lobo
El proyecto cuenta con voluntarios repartidos por todo el territorio lobero nacional que siguen el rastro de la especie. SECUNDINO PÉREZ

El Voluntariado Nacional para el Censo del Lobo Ibérico y Evaluación del Estado de Conservación de sus Hábitats Naturales es un proyecto de Ciencia Ciudadana orientado a la formación de voluntarios para el estudio de la situación poblacional y de conservación del lobo y los territorios donde habitó, habita y habitará de nuevo en la Península Ibérica.

Se trata de un proyecto de docencia e investigación a medio-largo plazo, que surge del departamento de Ciencias de la Vida de la Universidad de Alcalá de Henares, centrado actualmente en la formación y difusión de una metodología sencilla y fiable, en la obtención de experiencia de campo y en la recolección y procesado de los datos que durante estos años están realizando los voluntarios previamente formados en diferentes zonas loberas de España.

Según Ángel M. Sánchez, director de este proyecto, en la provincia de León, en cuya comunidad se encuentra el mayor número de grupos reproductores de toda España, llevan meses trabajando, aunque no en todo su territorio por falta de voluntarios.

«Al tratarse de un proyecto científico basado en la Ciencia Ciudadana dependemos en gran medida de la afluencia de voluntarios que no es la misma en toda España, ni en todas las épocas, por eso hay zonas que tenemos muy bien cubiertas y otras que no tanto», afirma el responsable de este censo, que asegura que «el proyecto ha tenido que irse modificando con el paso del tiempo, por ese motivo, nuestros objetivos muy ambiciosos en un principio, también se han tenido que adecuar a la nueva realidad». El voluntariado tiene previsto sacar publicaciones periódicas por regiones geográficas, e incluso por provincias durante el próximo año, ya que con el confinamiento se perdieron unos meses muy importantes en cuanto a recogida de información. «Esperamos poder recuperarlos poco a poco», explica Sánchez.

«Hasta ahora, los únicos censos del lobo son los oficiales, que son publicados cada diez años en teoría, en la práctica cada más, nosotros con menos medios, intentaremos dar respuestas antes», concluye el director del proyecto.

Con los datos obtenidos, este grupo de voluntarios aportarán información sobre dinámica de poblaciones, área de distribución y calidad del hábitat, que son imprescindibles para conocer el estado de conservación de una especie, además,se diseñarán medidas para la conservación y restauración del hábitat del lobo en la Península Ibérica; requerimientos fundamentales para determinar la viabilidad de sus poblaciones a largo plazo. «Todo este trabajo es, en realidad, una obligación de los Estados miembros de la Unión Europea al haber sido declarado el lobo ibérico como Especie de Interés Comunitario», explica la organización en su página web

Esta información sobre el estado de conservación del lobo en España, obtenida durante el desarrollo del proyecto, se trasladará a la sociedad y a las Administraciones. Se desarrollarán además actividades académicas y formativas continuadas de los voluntarios, así como informes y publicaciones periódicas dentro del ámbito científico-técnico y divulgativo. Dadas las características del proyecto, podrán llevarse a cabo acuerdos con instituciones, tanto públicas como privadas, para contribuir a objetivos comunes de conservación, ciencia y divulgación. Nuestro Voluntariado está en línea con el esfuerzo de muchos otros científicos y organizaciones conservacionistas españolas, con la intención de aumentar el interés de la sociedad y de las instituciones por la conservación de la biodiversidad y de las especies emblemáticas más amenazadas de gran valor ecosistémico, como es el caso del lobo ibérico.

A medio plazo, todos los voluntarios que participen en el proyecto de manera continuada estarán capacitados para realizar un estudio, con metodología fiable y contrastada, de las poblaciones de lobos al sur del río Duero y al menos en áreas de referencia al norte del Duero. «Nuestra pretensión es lograr formar un grupo de científicos-conservacionistas expertos que puedan influir con su trabajo en los tomadores de decisiones de la Administración», afirman.

El Voluntariado Nacional del Lobo Ibérico publicará el 2021 el primer censo no oficial
Comentarios