jueves 26/5/22
                      Un paraje de Posada de Valdeón, durante la nevada del pasado fin de semana. CAMPOS
Un paraje de Posada de Valdeón, durante la nevada del pasado fin de semana. CAMPOS

La polémica por la prohibición de la caza en los parques nacionales vuelve a estar servida, entre los a favor y en contra de la actividad cinegética. El punto de partida ha sido la convocatoria por parte de la Federación de Caza y la Oficina Nacional de Caza de una movilización a la que están llamados todos los cazadores para exigir al Gobierno que «cesen todos los ataques con los que quieren terminar con el sector», un envite al que han entrado conservacionistas como al Fundación Oso Pardo o la Fundación Naturaleza y Hombre.

Los partidarios de la caza reclaman la retirada de la nueva Ley de Protección y Derechos de los Animales y el RD de Núcleos Zoológicos, la recuperación de la caza de la tórtola, la caza en los Parques Nacionales, la vuelta del silvestrismo o la gestión del lobo.

El sector ha redactado un documento en el que manifiesta que se considera «ravemente perjudicado por las políticas animalistas y conservacionistas del Gobierno». Denuncia que determinados intereses minoritarios «están copando espacios comunicativos y haciendo gran presión en la toma de decisiones de la Administración, cuya legislación está imponiendo prohibiciones y limitaciones que pretenden acabar con la caza en nuestro país».

«Los cazadores españoles no sólo somos parte de La España VaciLada, sino que somos el mejor ejemplo: durante las intervenciones mediáticas o en campaña electoral, políticos y administraciones muestran un apoyo a la caza que posteriormente no se traduce en hechos y realidades, sino más bien en todo lo contrario» destaca el presidente de la RFEC y coordinador de la ONC, Manuel Gallardo, quien anuncia que «el sector cinegético nacional pondrá todos sus recursos a disposición de un movimiento rural sin precedentes que mostrará su fuerza el 20 de marzo en Madrid».

A las organizaciones conservacionistas les parecen «inasumibles» las reclamaciones del sector cinegético, que suponen «un retroceso en el camino hacia una caza cada vez más sostenible». Pese a todo, señalan que «seguimos creyendo en el valor del consenso» y afirman que seguirán buscando «escenarios de diálogo» para trabajar en la compatibilidad de la caza con la conservación de la biodiversidad.

Vuelve la polémica por la caza en los parques nacionales
Comentarios