sábado 07.12.2019
centenario

Corazón leonés desde La Habana

La colonia leonesa en cuba ha reunido a cientos de leoneses durante un siglo para no perder el vínculo con su tierra natal y mantener viva la memoria de una forma de ser y entender la vida
Exposición que recuerda cien años de vida de la Colonia Leonesa.
Exposición que recuerda cien años de vida de la Colonia Leonesa.

No hay un dato con el suficiente rigor estadístico del número de leoneses que emigraron a Cuba, como tampoco de México, Argentina... pero está claro que, a finales del siglo XIX y principios del XX fueron miles los que fueron a hacer las Américas a tierras caribeñas.

Según Juan Andrés Blanco, en su libro «El sueño de tantos», León fue en ese periodo la provincia con más emigrantes en Cuba, dentro del conjunto de la comunidad autónoma de Castilla y León.

Esa razón y el peso de algunos paisanos en la vida social de La Habana germinaron en la fundación de la Colonia Leonesa en Cuba, con fecha para la historia de 29 de julio de 1914, justo hace ahora cien años, aunque en principio surgiera con el nombre de Club Leonés.

A principios de julio de ese año, un grupo de leoneses, hasta entonces integrados en el Centro Castellano, dio el primer paso y organizó una romería de ambiente cazurro para la entrega de un estandarte de la provincia concedido por la Diputación. Tal fue el éxito que, ese 29 de julio, se celebró ya la primera reunión, presidida por Emilio Cuenllas y con Garcilaso Rey como secretario. Sin embargo, desavenencias con algunos socios hicieron que también se creara el Club de la Colonia Leonesa hasta que ambas asociaciones decidieron fusionarse un año después, en 1915, no sin que persistieran algunos conflictos internos durante algún tiempo.

La Colonia Leonesa de Cuba surge «con la finalidad de aglutinar y estrechar las relaciones entre los leoneses y sus familiares residentes en Cuba» y hoy sigue presente, contra viento y marea, con 764 socios, y una más que aceptable actividad social.

Cuba fue para León uno de los principales destinos de la emigración a América, aunque en menor medida que México y Argentina. Tras la Guerra de la Independencia y la constitución de la nueva república en 1902, presidida por Estrada Palma, se abrieron múltiples expectativas en la isla, pese a lo diezmada que quedó su población tras el conflicto con España. Se calcula que hasta 1933 entraron en Cuba más de 700.000 españoles, la tercera parte gallegos, seguidos de asturianos, canarios, leoneses... En 1917, el 34.8% de los emigrantes españoles se dedicaban a la agricultura, el 16.8% al comercio, el 6.5% eran jornaleros, el 2.5% carpinteros y el 31.8% a otras actividades. Teniendo en cuenta que en 1899 la población total de Cuba era poco más de un millón y medio habitantes, la masiva emigración española de casi tres cuartos de millón de personas influyó en todos los órdenes: social, económico, político, cultural y hasta religioso.

La Colonia Leonesa tiene en esos primeros años de vida fuerza y recursos suficientes, hasta el punto de apoyar iniciativas como la ayuda que, en 1927, envió para el proyecto del ferrocarril Pravia-Cangas-Villablino. O la suscripción que ese mismo año, el 24 de abril, se realizó para apoyar a la Ciudad Universitaria de Madrid.

No sólo se funda como club social. Cuenta con asesoría médica y jurídica, tiene hasta su propia finca de recreo en Villa Ana María, en la zona de Arroyo Arenas, cerca de La Habana, y gestiona hasta los enterramientos en el cementerio Colón de la capital cubana, iniciativa que después dio paso a la construcción de un Panteón tras la adquisición de una parcela de 120 metros, cuyo coste fue de 1.200 pesos de la época, construcción que hoy sigue en pie.

La cuota para ser socio de la Colonia Leonesa de Cuba empezó siendo de 0,5 pesos al mes, y algo menos para las mujeres. Otra prueba de su peso y pujanza en la sociedad cubana fue el hecho de que, entre suscripciones y donaciones, en 1938 llegó a recaudar más de 20.976 pesos para distintas causas benéficas en pro de los leoneses en condiciones más precarias.

Los avatares políticos de Cuba han ido cambiando su realidad social, pero siempre ha sabido mantener su identidad leonesa, como ha demostrado los actos que han conmemorado los cien años desde su fundación aquel 29 de julio de 1914.

El pasado 21 de julio, con una conferencia del historiador Abel Abella y la inauguración en una muestra fotográfica y documental en la sede permanente del capitalino municipio de Centro Habana, dio comienzo la programación.

La víspera, en el Panteón Social del habanero cementerio de Cristóbal Colón, miembros de la junta directiva y representantes de la asociación participaron en una misa para bendecir el estandarte de la Colonia y el programa de actividades que culminó el pasado día 27 de julio.

En los últimos años, la Diputación ha canalizado varios envíos a través de la Colonia Leonesa en Cuba. Un trocito de León en la isla más querida por los españoles.

  • Entrada a la conocida bahía de La Habana - A. GARCÍA
  • Cartel de celebración del 25 aniversario, en 1939 - DL
  • Alfonso García, recibiendo la medalla de honor - A.G.

Corazón leonés desde La Habana
Comentarios