sábado. 04.02.2023
9-4-2003 13-12-2003 10-4-2003 7-4-2003 2-12-2003

El derribo de la estatua del dictador La captura de Sadam Huseín La gestión de la posguerra, comienza otra pesadilla Los heridos de guerra Siete agentes españoles muertos

l marine Edward Chin cubre con una bandera de EE.UU. la cabeza de una estatua de Sadam en Bagdad. El Ejército norteamericano acaba de entrar en la capital sin encontrar apenas resistencia. El pueblo salió a la calle para recibir a los soldados. El régimen de Sadam ha caído y también deben hacerlo sus imágenes. Es el momento que simboliza el fin de la guerra, la llegada de la libertad... así debió pensarlo Chin, que quiso colocar la bandera norteamericana sobre la cabeza de la estatua, pero las protestas de los bagdadíes allí congregados le obligaron a sustituir la enseña por la bandera iraquí. La estatua fue derribada y los ciudadanos quisieron demostrar su odio al régimen golpeando los últimos restos visibles del dictador. El 14 de diciembre, casi nueves meses después, sería capturado Sadam Huseín. na granja destartalada, con restos de comida, a orillas del río Tígris servía de alojamiento a Sadam Huseín cuando fue encontrado por las fuerzas de la coalición internacional escondido en un zulo, en la aldea de Ad Dawr, cerca de Tikrit, ciudad natal de Huseín. Una inmundicia de lugar, repleto de escombros, algo de comida y muebles destartalados, comparado con el lujo y los fastos de los palacios en lo que solía residir el dictador. Los soldados norteamericanos lograron llegar al último escondite donde se hallaba Sadam gracias a la información facilitada por estrechos colaboradores del depuesto presidente y después de semanas de intensos rastreos. na familia iraquí llora la muerte de tres de sus miembros que fueron abatidos por las tropas norteamericanas al saltarse un control en Bagdad. Al día siguiente de la caída de la estatua de Sadam comenzaba en Iraq otra pesadilla, la posguerra. La última cifra proporcionada por el Gobierno iraquí antes de huir hablaba de 1.254 civiles muertos y 5.112 heridos. La posguerra se cobraría nuevas víctimas entre la población. Las nuevas autoridades se vieron desbordadas a la hora de emprender una reconstrucción que no entraba en los planes de guerra. La ayuda humanitaria fue así la primera misión de los contingentes de tropas, como el español, que llegaron a Iraq tras los norteamericanos. El orden público todavía no se ha restablecido diez meses después de la guerra. a imagen de este soldado norteamericano evacuando a un compañero que lleva cargado en sus hombros se repetiría frecuentemente en la posguerra iraquí. Las tropas que se han quedado para normalizar la seguridad del país están sufriendo constantes ataques de la resistencia prosadam. Mientras que la guerra fue una especie de paseo militar para el conglomerado formado por tropas occidentales, el estado actual del país provoca que los actos terroristas sean el pan de cada día para los soldados aliados. a imagen muestra los féretros de los siete agentes españoles asesinados en Irak durante el funeral que se ofició en el Centro Nacional de Inteligencia.

El derribo de la estatua del dictador La captura de Sadam Huseín La gestión de la...
Comentarios