domingo. 05.02.2023
CANTO RODADO

espejismos

¿por qué tiene sentido un palacio de congresos en burgos y no en león? ¿por qué se disuelve la sociedad alta velocidad en león y no en valladolid?

Pasé por delante de lo que iba a ser el Palacio de Congresos de León, me asomé y percibí el olor lejano de la remolacha, a geosmina, el aroma de la tierra. También me pareció ver azúcar, una capa blanca como de nieve en los barrotes que la sujetan. Espejismos.

La azucarera Santa Elvira, abierta en 1935, se cerró hace veinte años largos. Y el barrio quedó muerto, como dijo una vecina hace una década. Mucho ha llovido. El emblemático edificio fabril, sujeto ahora con alfileres de acero blanco, ha soportado vientos, días de sol y nieve. Ahora es fantasma de un sueño delirante. Los vi, al fantasma y al sueño, en el centro Pompidou de París, en una exposición dedicada a Dominique Perrault.

Claro que todo lo que el ser humano consigue, primero lo sueña. Pregunten a Amancio Ortega, el chico de los recados que soñó con vestir al mundo. ¿O creen que Ángel Carromero no soñó con salir de Cuba para que lo liberaran en España, volver a su trabajo y seguir siendo presidente de las Nuevas Generaciones del PP? Como todos los presos españoles que hay en el extranjero. Parecido.

Hasta Luis Aznar, el senador por León del PP, tiene pinta de haber soñado de pequeño con vivir de la política. Pero mucho tienen que soñar él y Alfredo Prada para que alguien crea, en León y en el extranjero poblado de leoneses, que defienden a la minería, al carbón de León o si quiera al cisco que antaño se usaba para atizar el brasero.

Derrotistas por

imperativo

Con 46.000 personas en paro, gente desahuciada a diario y servicios públicos recortados parece impúdico hablar de palacios, de congresos y hasta de exposiciones. Lo sensato ahora parece que es avergonzarse de soñar y confiar en nuestras fuerzas. Hay que ser derrotista por imperativo legal.

La vieja fábrica de azúcar o lo que queda del ingenio no puede seguir prendida del cielo. Se ha gastado un dineral en proyectos, andamios y estudios y ahora quieren disolver la sociedad Palacio de Congresos y Exposiciones igual que se ha disuelto la Sociedad León Alta Velocidad.

Echarle valor

El edificio, el barrio, la ciudad y la provincia se merecen su rehabilitación. El 80% de la inversión tiene que venir de fuera: de Valladolid y de Madrid. Pero hay algo más importante que el coste: ¿Va a tener valor para la provincia un palacio de congresos? ¿Se le puede sacar rendimiento?

Estas son las preguntas que tienen que hacerse los políticos leoneses y plantear a la sociedad leonesa, a empresarios, agentes sociales y barrios. Y si la respuesta es no, que tiren la azucarera de una vez. No más espejismos.

Rebelarse a renunciar

Yo creo que hay muchas más respuestas. Hay empresarios, de los que sí invierten en León, que confían en este proyecto, y en otros que el PP quiere hacer cisco (Ave, Teatro Emperador...) y alertan: «Hay que estar preparados», ha dicho Antonio Vázquez al justificar una inversión de 5 millones de euros para modernizar el Hotel Conde Luna. El turismo es una asignatura aún pendiente, hay un gran potencial para la logística (pregunten a Amancio Ortega y a Juan Roig, el carnicero que ahora es dueño de Mercadona) y León tiene ya una larga tradición como ciudad de congresos.

Por cierto, ni en Valladolid ni en Burgos han renunciado a sus palacios de congresos ni se ha liquidado la sociedad alta velocidad en Pucela. No hace falta preguntar al alcalde. Preguntemos a un leonés. ¿O sí, consejero Silván? Hay gente, incluso periodistas de Valladolid y de León, que no renuncian al sueño de informar. Último Cero y Tam Tam Press ya retumban en la red.

P.D. Las apariciones de Isabel Carrasco con dos abrigos diferentes en un mismo acto (toma de posesión del general de la Guardia Civil) son reales. No un espejismo.

espejismos
Comentarios