martes 17.09.2019

Homenaje a la patata en el Valle Gordo

Se celebra con enorme éxito el Concurso de Tapas de la Patata en Posada de Omaña
MARCELINO CUEVAS
MARCELINO CUEVAS
Posada de Omaña es un maravilloso pueblo escondido entre las cumbres que rodean el Valle Gordo. Un enclave en el que en invierno apenas queda un puñado de habitantes, pero que en verano estalla en fiesta porque todos sus hijos, en este caso muy ilustres, vuelven a sus lares para espantar la añoranza. Y en este pequeño pueblo leonés hemos asistido a un entrañable y sorprendente concurso gastronómico. Carmen, la alcaldesa de Murias de Paredes, a cuyo ayuntamiento pertenece Posada, dio carta blanca a Mari Luz, presidente de la Junta Vecinal del pueblo, para que organizara el evento, e hizo bien, porque Mari Luz ha conseguido un concurso de un nivel inimaginable, sobre todo teniendo en cuenta que no se trataba de reunir a profesionales, sino a las cocineras y cocineros del valle. Asusta la participación en este Primer Concurso de Tapas con Patata del Valle Gordo, una treintena, pero lo que a todos impresionó vivamente fue la original y perfecta elaboración de los tapas y, especialmente, su presentación. Se trataba de hacer un homenaje a la proletaria patata, cuyo año estamos celebrando. Y salió redondo. Hubo premios para nueve de los platos presentados, todos ellos, como decimos, elaborados con patata, llevándose el primero una enorme tortilla de puerros (enorme por lo exquisita), servida de forma majestuosa sobre un laja de pizarra, que dejó claro que los grandes manjares suelen basarse en la sencillez. Y entre los presentados recordamos unas contundentes patatas con corzo, unas sensacionales tortillas aderezadas con hierbabuena y otras plantas de la comarca, unas estupendas trufas dulces basadas en la patata, patatas con queso de cabra, patatas soufflé con huevos fritos¿ Una sucesión de platos a cada cual mas sugerente que metieron al jurado en un gran compromiso a la hora de decidir cuales serían los premiados. Naturalmente el experimento parecía de antemano condenado a no volver a repetirse, muchos agoreros decían que de ninguna manera podía ser un éxito. Pues bien, se equivocaron, la primera edición del certamen ha sido un triunfo, una loa a la originalidad culinaria, un enaltecimiento de la gastronomía de una de las comarcas más bellas de la provincia leonesa y una delicia para los que tuvimos la oportunidad de degustar los deliciosos platos elaborados con la patata como protagonista. Carmen, la alcaldesa de Murias, dejó claro que el concurso se convertirá en permanente y que cada año, cuando llegue el siempre esperado momento de las fiestas patronales, las vecinos de Posada de Omaña, volverán a reunirse alrededor de la improvisada mesa, para disfrutar de las delicias que sus cocineras y cocineros presenten al concurso. Las humildes patatas de Omaña, variedad verdaderamente exquisita, ya tienen un concurso dedicado a ellas que volverá cada año, aunque ya no sea el Año Internacional de la Patata. De verdad, enhorabuena a todos los cocineros y gastrónomos de Posada de Omaña.

Homenaje a la patata en el Valle Gordo
Comentarios