domingo. 05.02.2023
herencias familiares

¡Mamá, quiero ser artista!

Romeo Beckham se ha apuntado al carro de hijos de famosos que se ponen a trabajar desde bien pequeños. no ha sido el único, ni será el último
Arriba, la familia Beckham, que lleva la moda y la pose en el ADN. El último en apuntarse ha sido Romeo (a la derecha). Debajo, Rummer Willis, el hijo de Will Smith y Connor Cruise con su padre.

Muchos padres se pondrían de los nervios si su hijo les dijeran en plena infancia «!Mamá quiero trabajar!» Pero los famosos parecen estar encantados de que sus hijos aprovechen su más tierna infancia para empezar a meter cabeza en el mundillo. El último en apuntarse al carro ha sido Romeo Beckham, que aparece en la última campaña publicitaria de Burberry.

Pero también han visto aumentados sus ingresos de la paga semanal Jaden Smith, vástago de Will Smith, actor y cantante; Shiloh y Vivienne, dos de los retoños de la tribu Brangelina que se han lanzado a la interpretación; Connor Cruise, hijo de Tom Cruise y Nicole Kidman o Rumer Willis, la mayor de las descendientes de Demi Moore y Bruce Willis.

Romeo no ha sido el primero, y tampoco será el último. Siguiendo la estela de sus padres, el segundo de los hijos del tándem Beckham tiene solo 10 años, pero lleva la profesión de modelo en el ADN. La imagen está captada por el prestigioso Mario Testino, quien ha retratado a un Romeo muy sonriente y con el cabello engominado, exhibiendo la clásica gabardina de la firma en color beige.

Con actitud pícara, el joven Beckham combina su look con un paraguas, un elemento que no le puede faltar a todo ‘gentelman’ que se precie. El pequeño de la saga parece tener la misma naturalidad que sus padres ante la cámara, y visto lo visto... la misma afición por la moda.

Otra ‘hija de...’ que también lleva la pose en el ADN es la hija de Cindy Crawford, Kaia Gerber, que ha sido la escogida como imagen de la firma Young Versace, la línea para adolescentes de la firma italiana con la que su madre saltó a la fama en los noventa. Una oportunidad que parece haberla posicionado como la natural sucesora de su progenitora.

Otros en cambio es esto lo que le dicen a sus padres: «¡Mamá, quiero ser artista!», una afirmación que podría escandalizar a cualquier madre pero que a otros llena de orgullo, en especial aquellas que se dedican al celuloide.

Este debió de ser el caso de Jaden Smith (14 años), hijo de Will Smith y Jada Pinkett, que comenzó en el mundillo del séptimo arte haciendo un cameo con su padre en Men in Black II y que ha acabado protagonizando el remake de Karate Kid, un gran éxito de taquilla que le ha ayudado a lanzar su carrera como cantante. Su hermana Willow de 10 años sigue sus pasos y ya ha conseguido meter su primera canción entre los más escuchados. Desde luego, hay familia Smith para rato.

El gusanillo de la interpretación parece haber picado también a dos de los niños de la panda Brangelina. Mientras Shiloh Jolie-Pitt apareció de bebé en la película que protagonizaba su padre, El curioso caso de Benjamin Button, ahora es su hermana Vivienne la que actuará en Maléfica, una producción de Disney en la que su madre da vida a la terrible bruja de Bella Durmiente. Desde luego, en ambos casos la acción de los padres parece haber sido más que determinante para que las escogieran.

Otra que ha llegado a la gran pantalla de la mano de sus padres ha sido Rumer Willis, la mayor de las hijas de Bruce Willis y Demi Moore. Junto a su madre debutó en Now and Then (1995), y después en Striptease (1996), aunque su padre también la quiso echar un cable en sus comienzos y trabajó junto a él en The Whole Nine Yards (2000) y en Hostage (2005).

Estas colaboraciones paternofiliales fueron el inicio de una carrera interpretativa que, tras un parón de varios años, ha revivido en series de televisión como CSI y Medium, donde parece que ha comenzado a labrarse ella solita su propia carrera.

Quien no ha acompañado a ninguno de sus padres en la gran pantalla ha sido Connor Cruise, el hijo adoptivo de Tom Cruise y Nicole Kidman, que dio sus primeros pasos en el cine interpretando a Will Smith de joven en 0». Aunque parece que el joven actor no se conforma con papeles de reparto a la sombra de los grandes, y reaparecerá a finales de este año con un rol protagonista en el remake de Amanecer Rojo.

Con nombre propio

Pero mucho antes que toda esta prole de hijos de actores, futbolistas y modelos que ahora quieren trabajar, muchos otros también fueron conocidos en sus inicios por quienes eran sus padres y ahora son conocidos por su propio trabajo. Ha sido el caso de Kate Hudson, la hija de Goldie Hawn, que ahora tiene una sólida carrera como actriz; Charlee Sheen, hijo de Martin Sheen o la propia Gwyneth Paltrow, descendiente de la también actriz Blythe Danner (Maridos y mujeres). Todos ellos comenzaron en el mundillo a la tierna edad de 19 años como ‘hijos de..’ y ahora son tan conocidos, o más, que sus padres.

¡Mamá, quiero ser artista!
Comentarios