sábado 24/7/21
Conjuros contra la niebla

Marcha, ñubrina, marcha

José Manuel Pedrosa define el conjuro de tradición oral como un discurso que una persona dirige a un personaje sagrado o demoníaco, con el objeto de exigirle o de obligarle a la concesión de un favor mágico
Jesús F. Salvadores

En algunas comarcas leonesas se recitaba antiguamente un enigmático conjuro contra la niebla que tiene numerosas y curiosas variantes. José Luis Alonso Ponga recogió una versión del mismo en Borrenes, indicando además que lo empleaban los pastores: Marcha neblia, pou chau de valiña/ que viene San Juan, en caballo blanco/ que viene diciendo, que viene jurando/ que te ha de matar, que te ha de colgar/ del pico más alto de este llugar. De Ancares es la variante que registró José Manuel Pedrosa: Márchate, nebliña,/ del monte pra la viña,/ que ahí vene San Xoan/ con su caballo ruán,/ e a sua perriña rubia/ e a sua muller barbuda.

El carácter pastoril de este tipo de conjuros se evidencia más en esta versión de Sajambre, más simple que las anteriores y de la que nos dió cuenta Olegario Díaz Caneja: Escampa, ciercín, escampa,/ que están los llobos en la llampa,/, comiendo la oveya negra,/ y rescampiando pela blanca.

El «ciercín» es palabra leonesa que designa a la niebla, y en el texto se evidencia uno de los peligros que se quería evitar conjurándola: al lobo. Este conjuro sajambriego tiene numerosos paralelos asturianos, como este del concejo de Belmonte: Escampla, nublina,/ de val.le en val.lina,/ que está el l.lobu comiendo/ la mía cabra cornina», o este otro de Somiedo –recogidos ambos por Aurelio del Llano-: «Escampla, nublina,/ de val.le en val.lina,/ regueiros abaxu/ canales arriba, /que ahí vien Xuan Blancu/ jurando y votando/ que te ha de comer,/ con sua mucher barbuda/ y sua perra l.lanuda, y que contiene algunos versos que nos remiten, a su vez, a los dos primeros conjuros leoneses vistos más arriba.

El Tíu Xancu

En el anterior conjuro asturiano se constata la presencia de un misterioso ser, Xuan Blancu, acompañado de una mujer barbuda y de una perra lanuda. Parte de estos singulares personajes aparecen también en este otro conjuro cabreirés del que nos informa el investigador cabreirés Xepe Valle: Marcha, ñubrina, marcha/ de montes y vallinas/ qui illilantre ven Tíu Xancu/ cun sou caballu brancu/ y sua muyier barbuda/ pon un pía nuna piedra/ y brinca pal altu la sierra. Se advierte aquí a otra entidad mítica, el Tíu Xancu, que monta en un caballo blanco y aparece seguido de una mujer barbuda.

En la portuguesa Tierra de Mirada José Leite de Vasconcelos anotó este recitado para desviar la niebla a la vecina comarca zamorana de Sayago, y donde vuelven a constatarse una mujer barbuda y una perra «aguda» (veloz, ágil): Reten-te, anubrado,/ pa la Tierra de Saiago,/ cun tue mulhier barbuda/ i tue perrica aguda.

Ente mítico

En los conjuros asturianos contra la niebla un ente mítico llamado genéricamente Xuan (Xuan Blancu, Xuan de Riba, Xuan Galán…) acude jurando cuando es invocado por los pastores con el fin de disipar de forma violenta la niebla, y lo hace en compañía de una mujer barbuda y de una perrina.

El Tíu Xancu del conjuro cabreirés responde a este mismo esquema, solo que se manifiesta en un caballo blanco y también junto a la peculiar mujer barbuda. En los conjuros bercianos, sin embargo, se observa ya a una figura cristiana, San Juan, montado en un caballo de color claro, blanco o «ruán» (rubio), motivos que, entre otros, llevan a Pedrosa a suponer que estamos ante un conjuro de ascendencia mágica y pagana, donde el santo cristiano ha desplazado a alguna antigua divinidad capaz de eliminar la niebla y asociada al sol, representado como un caballo blanco que en las antiguas tradiciones indoeuropeas se equiparaba o asociaba a este astro. Por otro lado, no es casual que sea precisamente San Juan quien sustituya en estos etnotextos a un ente mitológico? pues su festividad se celebra en fecha casi coincidente con el solsticio de verano, día del año con numerosos rituales y costumbres de raigambre precristiana vinculados al momento de máximo apogeo solar del ciclo anual.

Marcha, ñubrina, marcha
Comentarios