lunes 28/9/20

La regla que duele

La dismenorrea puede ser causa de incapacitación laboral.
La regla  que duele

LEÓN

La menstruación forma parte del ciclo vital de las mujeres. Pero a veces duele. Es lo que médicamente se llama dismenorrea. La doctora Marisa Alija, ginecóloga en HM Hospitales San Francisco y La Regla, de León, explica que se trata del «dolor abdominal y/o pélvico intenso que aparece antes de la menstruación o coincidiendo con ésta y dura aproximadamente unas 24 horas».

Se estima que entre el 25% y el 60% de las mujeres padecen dismenorrea y que entre el 1% y el 15% de los casos presentan el dolor con más intensidad, conocida como dismenorrea severa. En este caso, apunta la doctora, «hay que considerarla un trastorno de cierta relevancia, ya que es una causa importante de incapacitación laboral, de automedicación y de consulta».

Cada mes, en las mujeres en edad fértil, «la capa que recubre el útero por dentro (llamada endometrio) crece para prepararse para que pueda anidar el embrión (el óvulo si ha sido fecundado por el espermatozoide)». Si no hay fecundación, el endometrio se desprende y se expulsa. «Esto ocurre gracias a la secreción de prostaglandinas, unas sustancias químicas que contraen el útero, y estas contracciones, similares a las del parto, aunque de intensidad mucho menor y variable según cada, pueden ser dolorosas», explica la doctora Alija.

La mayoría de las veces no existe ninguna enfermedad que provoque el dolor menstrual (dismenorrea primaria), pero existen algunas patologías que lo empeoran (dismenorrea secundaria). La más frecuente es la endometriosis, en la cual el endometrio, que en condiciones normales solo debe crecer dentro del útero, se extiende fuera de este. También lo pueden provocar dismenorrea secundaria, los miomas uterinos, infecciones, quistes de ovario u otras patologías.

La sintomatología se caracteriza porque, unos días antes del sangrado, las mujeres pueden empezar a notar una serie de alteraciones físicas y psicológicas. «Tanto la duración como la intensidad de éstas, leve o muy intensa, son variables y dependen de cada mujer», precisa.

Entre las alteraciones físicas está el dolor, generalmente de tipo calambre, en la zona baja del abdomen y, a veces, en la espalda. Otros síntomas característicos son las náuseas y vómitos, la diarrea, el abdomen hinchado o el dolor de cabeza. A nivel psicológico se puede experimentar cierto cansancio, tristeza, ansiedad o irritabilidad.

«Cuando estos síntomas siguen un mismo patrón todos los meses, el médico lo puede diagnosticar como Síndrome Premenstrual», explica.

Las recomendaciones para aliviar el dolor menstrual son de diversa índole. Por un lado, existen los tratamientos farmacológicos «con evidencia científica demostrada». Se refiere Marisa Alija a los antiinflamatorios no esteroideos, como el ibuprofeno y otros. «Son muy efectivos para disminuir el dolor, sobre todo si se empiezan a tomar en cuanto se notan los primeros síntomas y se continúan de forma regular durante dos o tres días», apunta.

En segundo lugar, se encuentran los anticonceptivos hormonales. «Cuando el dolor intenso es habitual durante la menstruación de las mujeres, el médico o el ginecólogo, puede prescribir este tipo de tratamientos. Se pueden administrar de distintas maneras: píldoras, parches, anillo vaginal, implante debajo de la piel, dispositivo intrauterino (DIU)». La especialista señala que los anticonceptivos hormonales adelgazan el endometrio, que es el lugar donde se forman las prostaglandinas. Por tanto, disminuyen las contracciones uterinas, el sangrado menstrual y la dismenorrea.

Aunque sin evidencia científica, a veces funciona el ejercicio físico. «Es posible que el ejercicio físico regular disminuya las reglas dolorosas», apunta. Lo mismo sucede con el calor: «Aplicar calor en la zona baja del abdomen abdomen puede aliviar algo el dolor». Otras soluciones naturales y dieta, además del yoga y la relajación se usan para paliar la dismenorrea.

La regla que duele
Comentarios