jueves. 02.02.2023

Cada parto debería ser asistido por una matrona. Pero eso no se cumple en ningún sitio de España, según los datos de la Federación de matronas de España. El Parto es Nuestro denuncia la masificación de los centros hospitalarios, la falta de personal para atender a las madres y a sus hijos con tiempo y dedicación «y el desconocimiento de la evidencia científica actual que permite que se sigan utilizando protocolos arcaicos y dejen a las usuarias españolas en desventaja frente a las de otros países europeos».

El Ministerio de Sanidad puso en funcionamiento en el año 2007 una estrategia de atención al parto normal para la humanización de un proceso fisiológico que estaba destinado a cumplir las recomendaciones de la OMS. «La situación a día de hoy en los hospitales españoles es la del incumplimiento sistemático de estas recomendaciones (separaciones rutinarias de madre y bebé. tasas muy altas de episiotomías, tasas de cesáreas que duplican las recomendadas...) e incluso la vulneración de la Ley de Autonomía del Paciente en muchos casos, al rechazar los palnes de partos presentados por las usuarias», aseguran desde El Parto es Nuestro. En España, las mujeres siguen pariendo tumbadas boca arriba. Es la postura más incómoda para empujar y, además, dificulta la llegada de oxígeno al bebé porque comprime el riego sanguíneo. El niño encuentra mejor su camino si la madre está en posición vertical, y la pelvis se abre más si la mujer adopta la postura que le pide el cuerpo, con frecuencia en cuclillas.

Parir en casa. Parir en casa es una alternativa poco corriente en España, mientras que en otros países como Holanda el parto normal es el que se lleva a cabo en el propio domicilio, donde las mujeres son asistidas por una matrona, pagada por la Seguridad Social, y tienen una ambulancia en la puerta de casa por si acaso, mientras que las que desean dar a luz en el hospital deben retribuir al centro. En España se está extendiendo el oficio de doula, una mujer que apoya y acompaña a la ambarazada para resolverle las dudas los temores que puedan surgirle tanto durante el embarazo, parto, como en la crianza del niño. Esta profesión empieza a implantarse en España. Las doulas han recuperado la función de las comadres, figura femenina que las nuevas costumbres sociales han optado por eliminar del entorno de las mujeres. La doula ofrece apoyo y acompañamiento, pero no intervienen en el proceso fisiológico, para eso están médicos y comadronas. La desaparición de la vida en comunidad de mujeres con experiencia sobre la maternidad obliga a muchas embarazadas a buscar el asesoramiento y el apoyo del cada vez más creciente oficio de doula.

Por un parto normal
Comentarios