martes 24/5/22

El abuelo que recoge la estampa refleja en su mirada la ilusión por el momento en que el hermano de filas abandona de forma instantánea la procesión para entregarle el recordatorio. Es el presente, lo que ocurre en el mismo momento. El pasado está en todas y cada una de las procesiones que ha vivido el anciano, unas veces con más cercanía a los papones, otras veces como mero espectador. Y el futuro está en los niños que han decido esta tarde cambiar el balón por el incienso y la Play Station por la olea. O por la oblea, que las dos acepciones conviven en las calles leonesas. Todo sea por secularizar una tradición que en una sola instantánea aglutina los tres tiempos de La Pasión. Son imágenes para el recuerdo de la Semana Santa que ha vuelto y lo hace para quedarse. Por los siglos de los siglos...

PASADO, PRESENTE Y FUTURO: PORQUE LA SEMANA SANTA ES ETERNA PERO LOS TIEMPOS A VECES NO...
Comentarios