viernes 27/5/22
                      El acto del Perdón se celebró en la Catedral. RAMIRO
El acto del Perdón se celebró en la Catedral. RAMIRO

«Un Martes Santo más —con veinte minutos de retraso por la lluvia— esta sencilla cofradía del Santo Cristo del Perdón peregrina penitencialmente hacia esta plaza de nuestra Señora de Regla, ante la Santa Iglesia Catedral, icono de la Jerusalén celeste en esta tierra leonesa. Y aquí, esta cofradía, en este lugar, Locus Apellationis, de histórica significación jurídica y testigo de la magna historia de nuestro pueblo proclama que ha solicitado al Ministerio de Justicia, el perdón en forma de indulto para la interna del Centro Penitenciario de León, A.U.C. y también, ha solicitado a las instancias pertinentes la liberación del interno de la Prisión de León, R.B.Z».

José María Urdiales, abad de la cofradía del Santo Cristo del Perdón, el alcalde de la ciudad, José Antonio Diez y el obispo de León, Luis Ángel de las Heras, pronunciaron la buena nueva para el pueblo leonés y en vez de uno, el acto de la penitencial ferroviaria de San Francisco de la Vega, devolvió la libertad a dos reclusos y permitió a otros once conocer las dulces mieles de la puja leonesa. Al acto acudieron la práctica totalidad de las autoridades de la vida pública civil, militar, policial, docente y religiosa de la capital, pendientes de las condiciones de la meteorología en todo momento.

Fue el final feliz para un día de infarto. El Consejo de Ministros no anunció hasta última hora de la mañana que había tomado la decisión de conceder el indulto pero el recluso al que se le había prometido y gestionado la libertad condicional no podía quedarse con la miel en los labios.

Solución salomónica: libertad para los dos y misión cumplida con guiño a la historia. Desde que se recuperó el acto del Perdón en 1998 no se había vuelto a poner en libertad a una mujer y en los tiempos que corren, el gesto tiene lectura amplia.

Con los dos liberados pujaron otros once compañeros. «Sólo quiero reparar los fallos que tuve en el pasado». Es cuestión de ir en paz y no pecar más.

Vete en paz y no peques más, mujer
Comentarios