miércoles 8/12/21
Salud

3.570 nuevos cánceres en León en el año de la pandemia

El Día Mundial Contra el Cáncer que se conmemora mañana alerta de de otra pandemia. Cuatro leoneses supervivientes lo cuentan en este reportaje.
Carmen Rodríguez

A Santiago Robles Vázquez, de 60 años, le detectaron el 25 de febrero en el Hospital de León un cáncer mitrocítico de células pequeñas en el pulmón. Un tumor no operable con metástasis que le llevó a pedir una segunda opinión en una clínica privada de Madrid. Allí le hablaron de un ensayo clínico en el Hospital 12 de Octubre. El día en el que el Gobierno decretó el confinamiento, el 14 de marzo, viajó de León a Madrid.

El de Santiago es uno de los 3.570 nuevos cánceres detectados en la provincia de León durante 2020, el año de la pandemia, según el Observatorio Nacional de la Asociación Española contra el Cáncer. Son 23 más que en 2019. El de Santiago es uno de los 363 tumores de pulmón de ese año, el cuarto con más incidencia en la provincia tras el de colon (509), próstata (408) y mama (386).

«El tratamiento fue bien hasta que a los cuatro meses dejó de hacer efecto y en junio me plantearon entrar en otro. Aunque estaba asintomático fui positivo al virus. Estuve hasta septiembre sin tratamiento y lo pasé mal. Yo creo que no sólo fue el virus sino que empeoré por el cáncer al estar sin tratamiento porque tenía mucho dolor». Los síntomas mejoraron al comenzar con el segundo ensayo clínico. «No sé si será mejor o peor estar en un ensayo clínico, pero a mí me va bien y puedo ayudar a que otras personas estén mejor en el futuro».

Me diagnosticaron el 25 de febrero y cogí la covid. Estoy en ensayos clínicos porque me encuentro bien y puedo ayudar a mejorar el tratamiento para otras personas.
SANTIAGO ROBLES
Cáncer de pulmón

El jefe del servicio de Oncología del Hospital de León, Andrés García Palomo, destaca el esfuerzo sanitario para atender a los pacientes de esta otra epidemia sanitaria. «Oncología ha trabajado al 100%. Entre marzo y abril tuvimos que retrasar tratamientos porque todo era nuevo y no sabíamos cómo actuar para proteger a los pacientes y a nosotros mismos. Hemos aprendido y ahora mantenemos la actividad y la investigación. La pandemia ha desplazado los focos, pero el cáncer, como otras enfermedades, siguen ahí, los pacientes están ahí y el esfuerzo y la sobrecarga es mayor porque tenemos que adaptarnos a esta circunstancia». El Hospital de León mantiene actualmente abiertos 18 ensayos clínicos en el que participan 250 personas.

Tampoco han bajado los tratamientos de radioterapia. «Hemos visto a 1.366 nuevos pacientes, un 5 % más, y tratado a 1.077, un 2 % más», asegura el jefe del servicio de Radioterapia del Hospital de León, José Reyes Rodríguez. «Hemos pasado por circunstancias muy especiales y tratado también a pacientes con coronavirus. Los citábamos los últimos, con una reorganización y desinfección especial, tomando todas las medidas. Ni suspendimos en la primera ola ni hemos suspendido ningún tratamiento hasta ahora».

Mi libro ‘Ausencia, el cáncer y yo’, cuenta la historia de mi madre y mía en el Madrid de los 80, donde recibí el tratamiento. Donaré los beneficios a la Fundación Caíco»
CARMEN RODRÍGUEZ
Escritora y superviviente

La ponferradina Carmen Rodríguez González acaba de publicar el libro Ausencia, el cáncer y yo, un documento que no sólo es su vivencia con cáncer en la infancia sino un homenaje a su madre, Ausencia, que en los años 80, sin redes de apoyo y con ninguna información sobre una enfermedad de la que apenas conocía que existiese en menores, se trasladó sola a Madrid con su hija dejando en Ponferrada a su marido y otro hijo. A Carmen, de 47 años, le detectaron un linfoma no Hodgkin a los ocho años, un tumor diagnosticado tras tres años de diagnósticos fallidos. «En los 80 no había tantos adelantos como ahora y el diagnóstico se retrasó. A los 11 años me tuvieron que amputar una pierna». El libro, prologado por su marido Sergio Castro, Profesor 10 de Mates, con epílogo del investigador Luis María Escudero y editado por Next Door, refleja la historia de una niña con cáncer y su madre en los hospitales y el Madrid de los años 80. «Vivíamos en pensiones en el extrarradio de Madrid, en el barrio de Begoña. Estaba entre los hospitales Ramón y Cajal y La Paz y en ese barrio vivían todas las personas que eran derivadas de otras provincias a Madrid. Los alquileres para estas familias eran un negocio. Todavía no existía las asociaciones que dan apoyo. Había familias que no tenían dinero y dormían todos los días e el hall del hospital. El personal sanitario hacía la vista gorda porque eran momentos muy difíciles», recuerda. Todo están en un libro cuyas ventas y derechos de autor irán destinados ala Fundación Caíco de ayuda y cooperación en la lucha contra el cáncer infantil, que trabaja en Madrid en el Hospital del Niño Jesús.

Se puede, los pensamientos negativos te hunden, hay que ser positiva. Con el cáncer de mama tienes que aceptar los cambios de tu cuerpo y ser muy fuerte»
YOLANDA GARCÍA
Cáncer de mama

Yolanda García tiene 48 años y en noviembre de 2019 le diagnosticaron un cáncer de mama para el que necesitó una cirugía radical. «Soy madre monoparental con dos hijas pequeñas y hay que aceptarlo todo muy rápido. Yo tenía una gran motivación heredada de mis padres, ya fallecidos». Su madre, una persona dependiente, de la que e ocupaba. murió en abril de 2020. «Tienes que aceptar que tu cuerpo cambia. Cuando empecé a perder el pelo por la quimioterapia me lo rapé como un juego en el que participaron mis hijos». La pandemia le pilló en plena rehabilitación por el linferema, inflamación del ganglio del brazo». Yolanda es una de las 277 personas ayudadas económicamente por la Asociación Contra el Cáncer de León. «Si no llega a ser por ellos no salgo a flote. Cobro 433 euros del IMV, que me llegó de oficio, no tuve que pedirlo, y he solicitado una incapacidad por el brazo. Tendré que reciclarme porque ya no podré ser jardinera, que era mi oficio».

La gente tiene que concienciarse de que si hay muchos contagios se colapsan los hospitales y hay otras enfermedades con más personas afectadas que corren riesgos»
JUAN CARLOS LAMAS
Cáncer de colon

A Juan Carlos Lamas le diagnosticaron un cáncer de colon en julio tras retrasarle la consulta con el especialista durante la pandemia. «Cuando levantaron el estado de alarma me planté en el Hospital. Me hicieron una colonoscopia en dos semanas y allí vieron el cáncer en el colon y un tumor en el sacro. Fueron muy diligentes con la quimio y con la radio, de las que recibió 28 sesiones». Pero la cirugía, con cierre de quirófanos de nuevo en plena segunda ola en julio, se retrasaba, lo que le llevó a consultar con un abogado. «Lo quería dejar todo bien claro por si me pasaba algo para que mi hijo pudiera reclamar», recuerda. «Puse varias reclamaciones porque pasaron más de dos meses desde que acabó el tratamiento. Ahora estoy bien. Me recupero pero aún me quedan cuatro meses de quimio». Juan Carlos recurre a las sesiones del psicólogo de la AECC de León por su hijo de 13 años. «Todo esto es muy duro. Todo se me vino abajo. He perdido mi puesto de trabajo en la construcción, tenía contratos temporales. En agosto se acabará la ayuda de la mutua. Luego no sé que pasará».

3.570 nuevos cánceres en León en el año de la pandemia
Comentarios