sábado. 28.01.2023
Muchos de ellos pueden contener metales peligrosos como cadmio, mercurio o plomo

El 90 por ciento de los juguetes viejos tienen como destino el vertedero

En los puntos limpios sólo se recoge un 2% de coches teledirigidos, consolas y muñecas con baterías

león

Hasta el 90% de los juguetes que se estropean o quedan obsoletos tienen como destino el cubo de la basura y, por tanto, el vertedero, porque el consumidor no percibe que son un residuo potencialmente peligroso que puede ser reciclado, especialmente desde que algunos de ellos como videoconsolas o muñecos con pilas ganan terreno a los tradicionales rompecabezas y peluches.

Así se afirma desde la Federación Española del Reciclaje (FER), que recuerda, además, que muchos de los juegos electrónicos son aparatos de compleja tecnología, con baterías altamente contaminantes y circuitos impresos, elaborados con plásticos de degradación muy lenta y con presencia de ftalatos, que se convierten en un foco de contaminación. Además, pueden contener metales peligrosos como cadmio, mercurio o plomo que deben ser tratados correctamente para evitar que contaminen suelo, agua y atmósfera. Por eso, se considera prioritario retirar las pilas y baterías y entregarlas en sus contenedores específicos.

Según los datos que maneja la FER, durante el año 2007 las ventas de juguetes electrónicos creció cerca del 20%, porcentaje que se incrementará cuando se cierre la campaña y se disponga de los datos de 2008. Por su parte, desde la Fundación Ecotic, promovida por las principales empresas del sector de electrónica de consumo y entre cuyos objetivos está la gestión de sistemas de recogida tratamiento y control de aparatos eléctricos y electrónicos, se asegura que en los puntos limpios sólo se recoge un 2% de los trenes, coches teledirigidos, consolas o muñecas con baterías. Es un porcentaje inferior al 6% de pequeños aparatos eléctricos que los consumidores sí llevan a los puntos limpios, y muy alejado del 25% en el caso de equipos informáticos o electrónicos (imagen y sonido, televisores).

Desde la FER se recuerda, además, que son muchos los juguetes desechados en la basura que pueden reciclarse. Así, bicicletas, patines o coches en miniatura necesitan un tratamiento adecuado y sus componentes metálicos (acero, cobre, aluminio) pueden ser reutilizados. Por eso, aconsejan depositarlos en los puntos limpios, llevarlos a una chatarrería o informarse si existe recogidas a domicilio.

Sustancias cancerígenas

Para mejorar el diseño y la producción de juguetes seguros comercializados en la UE, la Comisión Europea ha propuesto prohibir fabricar juguetes que contengan sustancias químicas cancerígenas susceptibles de provocar cáncer y enfermedades relacionadas en el diseño o fabricación del juguete, las denominadas sustancias CMR (cancerígenas, genéticamente mutantes o sustancias tóxicas para la reproducción). Estas sustancias no se podrán utilizar a menos que se pueda comprobar su inocuidad científicamente sin ninguna duda.

También se reducen los niveles permitidos para el resto de sustancias químicas, tales como el mercurio o plomo. En ese sentido, la nueva directiva Reach, que regula las sustancias químicas permitidas en la UE, se aplicará a los juguetes.

La nueva normativa exige limitar los niveles permitidos para el resto de sustancias químicas, tales como mercurio o plomo y prohibir el uso de fragancias en juguetes que puedan producir alergias. Además, obliga a los fabricantes a incorporar en todos los juguetes informaciones técnicas para que las autoridades competentes de los Estados miembros, encargadas de controlar su seguridad, puedan comprobar la seguridad del diseño y fabricación.

El 90 por ciento de los juguetes viejos tienen como destino el vertedero
Comentarios