martes 29/9/20

El acceso a la radioterapia coloca a Castilla y León en una situación crítica

El coste medio por paciente es de 1.100 euros , según un informe presentado ayer por la Asociación Contra el Cáncer
Acelerador lineal de última generación en el Hospital de León. MARCIANO
Acelerador lineal de última generación en el Hospital de León. MARCIANO

La radioterapia contribuye en el 40 % de las curaciones y alrededor del 60 % de las personas con cáncer necesitarían recibir este tratamiento «vital», que supone un coste medio para el paciente de 1.100 euros, y al que no todos los ciudadanos tienen las mismas facilidades para acceder.

Así se desprende del informe Acceso al tratamiento de Radioterapia en España, realizado por la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) y la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR), hecho público este miércoles.

El informe ha sido realizado mediante una encuesta a 1.736 pacientes mayores de 18 años que estaban recibiendo un tratamiento de radioterapia en un total de 55 hospitales, entre los meses de enero y junio de 2019.

dificutades

Los costes asociados al tratamiento son: alojamiento, desplazamiento, comidas, fármacos para paliar los efectos secundarios, aquellos derivados de la pérdida de ingresos y los resultantes de contratar a una persona para cuidados formales o especialistas.

Las comunidades autónomas que tienen una situación más crítica en cuanto a acceso son Castilla y León y Aragón, porque tienen provincias que no disponen de servicios de radioterapia, y en términos de distancias y tiempos, Baleares, Canarias y Andalucía donde tres provincias (Granada Jaén y Huelva) tienen municipios a más de 100 kilómetros de distancia.

El primer coste es el derivado de la necesidad de buscar un alojamiento durante el tiempo que dure el tratamiento, que puede llegar a los 1.092 euros de media.

Al desplazamiento a la unidad de radioterapia, cuya forma más habitual es el uso de un vehículo privado (propio o de un familiar), hay que sumar el tiempo invertido o los gastos derivados del estacionamiento.

El acceso a la radioterapia coloca a Castilla y León en una situación crítica