martes. 28.06.2022

Que ningún niño tutelado menor de 6 años crezca en un centro en 2026 ni de 10 años en 2031. Es el primer paso hacia un cambio de modelo de acogida que primará la convivencia con familias que acompañen y cuiden a esos menores que, por distintas circunstancias, no pueden vivir con sus padres.

Pero habrá familias suficientes para que ese modelo tenga éxito? Los datos de ofrecimientos de familias para la acogida descendieron en 2020 un 15 % y actualmente más de 17.000 menores crecen en centros residenciales (el 47 % de los tutelados).

Las familias de acogida en España, en general, solo reciben una ayuda de su comunidad que suele oscilar entre 200 y 400 euros al mes para el cuidado del menor tutelado. Solo hay algunas excepciones, como el acogimiento especializado para menores con enfermedades o trastornos graves, en el que uno de los miembros con cualificación determinada percibe una compensación económica por su plena disponibilidad.

«Las familias de acogida somos potencialmente todas las familias que hay en España, otra cosa es que abramos las puertas de nuestra casa o no a otros niños, pero todos estamos sobradamente preparados y somos un país solidario», explica a Efe la presidenta de la Asociación Estatal de Acogimiento Familiar (Aseaf), María Araúz de Robles.

El principal problema —opina— es que el acogimiento familiar no se conoce mucho. «Hay que difundir que somos muchas ya las familias y que no hay que tener miedo a entrar en un proceso que enriquece mucho; es bueno para los niños que acoges y para las familias, por eso somos tremendamente optimistas de que esta opción va a ir en aumento». Pero también cree que para que el nuevo modelo funcione «hay que trabajar en formar, acompañar y apoyar a las familias para que los motivos económicos no sean la causa de la falta de acogimiento».

Adiós a los centros de acogida de menores
Comentarios